Internacionales

Finalizó reunión y se espera conferencia por deuda argentina

El ministro Kicillof negoció desde el mediodía con el mediador y se espera su anuncio, al fin del plazo. S&P declaró a Argentina en “default selectivo”.

 

Standard & Poor's declaró a Argentina en "default selectivo" este miércoles, ya que venció el plazo final para que Buenos Aires hiciera un pago por 539 millones de dólares a acreedores que poseen bonos reestructurados.

El dinero fue enviado por Argentina a Nueva York pero el pago fue bloqueado por un juez que falló a favor de fondos especulativos que reclaman al país el pago de deuda en mora desde 2001. Se trata del segundo default argentino en 13 años, tras una maratón de negociaciones con los fondos especulativos en Estados Unidos.

El fallo del juez favorable a los fondos determinaba que Argentina debía pagar a los acreedores que aceptaron canjes al mismo tiempo que a querellantes que reclaman en total 1.330 millones de dólares.

La nota de la deuda argentina pasó de CCC-, categoría especulativa, a SD ("Selective default" en inglés) indicó la agencia en un comunicado publicado este miércoles. A última hora del miércoles no había señales de un acuerdo.

NEGOCIACIONES. Amenazada por la declaración inminente de un nuevo default, Argentina busca arrancar este miércoles en Nueva York un acuerdo de último momento con los fondos especulativos en el litigio por su deuda soberana, con la presencia de su ministro de Economía en las negociaciones.

El ministro Axel Kicillof llegó a las oficinas del mediador judicial Dan Pollack a mediodía de este miércoles para reanudar las discusiones con los fondos a los que Argentina califica de "buitres", luego de haber pasado a un cuarto intermedio el martes a la noche, constató la AFP. La reunión finalizó casi a las 18.00 horas y se espera que haya un anuncio.

Para evitar un default, Argentina necesita que el juez federal Thomas Griesa habilite en la jornada un pago a tenedores de bonos reestructurados en los canjes de 2005 y 2010 y bloqueado para forzar la aplicación de su sentencia por 1.330 millones de dólares a favor de los fondos.

El martes, la comitiva argentina liderada por Kicillof negoció durante doce horas con Pollack, y, por primera vez, con representantes de los fondos NML Capital y Aurelius que ganaron un juicio por bonos impagos de 2001, que tiene al país al borde de una nueva cesación de pagos.

Muy cauto, el ministro, que llegó a Nueva York procedente de Caracas donde participaba junto a la presidenta Cristina Kirchner en la cumbre del Mercosur, había señalado que no podía "decir más sobre los resultados" de las tratativas.

Argentina giró el 26 de junio pagos por 539 millones de dólares por sus bonos reestructurados, pero el juez tiene congelado ese dinero depositado en el Bank of New York, lo que provocaría el default sobre deuda emitida bajo legislación norteamericana.

Con el vencimiento a punto de expirar, un grupo de tenedores de esos títulos pidieron el martes a Griesa suspender hasta 2015 su sentencia para permitir una salida negociada en el caso. "Una suspensión de las órdenes es el mejor camino para que este tribunal promueva un acuerdo negociado en el caso y evite un default. Este tribunal debe emitir una suspensión temporaria de las órdenes hasta el 1 de enero de 2015, luego de que expire la cláusula RUFO", dice el texto.

La cláusula RUFO impide a Argentina mejorar antes de esa fecha la oferta a los acreedores que cambiaron sus bonos aceptando quitas de hasta el 70% del valor nominal de los títulos en default en 2001, so pena de tener que igualar los pagos. 

CONSECUENCIAS DE UN DEFAULT. Este sería el segundo default de Argentina en trece años, luego de que en 2001 el gobierno suspendiera el pago de 100.000 millones de dólares, equivalentes a 166% de su PIB. La diferencia es que en aquella oportunidad, fue el país el que declaró la moratoria.

"Argentina ha estado fuera de los mercados financieros por mucho tiempo y aunque el default siempre es lamentable no creemos que tenga mayores consecuencias sustantivas fuera" del país, estimó el martes la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

A pesar de que el gobierno argentino insiste en que "no pasará nada" por tratarse de situaciones diferentes, los expertos vaticinan una serie de consecuencias negativas para la alicaída economía del país, entre ellas más devaluación e inflación, marginación de los mercados de capitales y recesión si hay default.

Sin embargo, "los acontecimientos de la víspera sugieren que hay una posibilidad de un acuerdo de última hora entre el gobierno argentino y los fondos", señaló este miércoles David Rees, experto de Capital Economics.

La bolsa argentina subía más de 5% en la apertura, en medio del optimismo sobre esta posibilidad.

AFP

Dejá tu comentario