Internacionales

Fidel Castro, bailarín de conga para los estudios de Hollywood

Mucho antes de ser comunista, actuó en al menos dos películas en las que representaba al cubano típico pre-revolucionario

Tenía 14 años cuando Fidel Castro le envió una carta al presidente de Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt.

Siempre supo que sería una gran hombre, aunque no sabía en qué rubro.

Probó con el beisbol, deporte nacional de Cuba. Fue realmente bueno, al punto que tuvo ofertas para jugar en Estados Unidos.

Probó en el basquetbol y en otro deportes.

En su plenitud, el joven Castro medía 1.91 y era extremadamente telegénico, razón por la cual también fue tentado para dedicarse a la actuación.

El que sería uno de los políticos más trascendentes del siglo XX, participó de algunas películas en las cuales los estudios de Hollywood aostaban por la sensualidad y los ritmos propios de la "cubanía".

En ese marco, Fidel fue extra en algunas películas.

En 1946, Castro participó como extra en al menos dos películas de la Metro dirigidas por George Sidney: «Escuela de sirenas», protagonizada por Esther Williams, y «Vacaciones en México».

El director de orquesta español Xavier Cugat lo había mencionado un par de años antes en el libro «The Motion Picture Guide», publicado en 1995 en Nueva York, donde describía a Castro como «el típico latinamerican boy».

En «Vacaciones en México» aparece vestido con camisa de chorreras como uno de los bailarines que se mueven al ritmo de una orquesta dirigida por Cugat.

Más difícil es ver hoy la escena de «Escuela de sirenas», que fue eliminada en la versión vídeo.

Ya como figura política Fidel exigió un manto de piedad para estos deslices.

Su figura pasó a ser carne de documentales y de dramas de ficción.

El mayor acercamiento a la figura de Fidel Castro lo logró Oliver Stone con sus documentales «Comandante» y «Looking for Fidel», fruto de más de 30 horas de grabaciones efectuadas durante tres días de acceso privilegiado a su día a día y de entrevistas que incidían en su faceta humana.

Castro y Stone repasan fechas históricas clave, desde el triunfo de la revolución a la invasión de Bahía de Cochinos, pero también abordan la vida sexual del gobernante cubano, su salud o los cuidados de su barba.

Las imágenes de archivo de Fidel Castro han ilustrado películas de grandes directores como Alfred Hitchcock («Topaz», ambientada en la Guerra Fría), Robert De Niro («El buen pastor»), Julian Schnabel («Antes que anochezca», sobre el escritor Reinaldo Arenas) o el mismo Oliver Stone en «JFK».

Woody Allen hizo su propia sátira del mundo revolucionario latinoamericano en «Bananas» (1971). Su protagonista, un líder guerrillero, aparece caracterizado como Fidel Castro, y el propio Allen da un discurso en una escena con barba postiza.

Demian Bichir, Jack Palance y Víctor Hugo Martin fueron algunos actores que lo interpretaron en el cine, aunque el protagonista fuera su compañero de revolución Ernesto "Che Guevara". Uno no puede entenderse sin el otro.

El actor cubano Andy García debutó como director en 2005 con «The lost city», una película ambientada en la revolución, que se centraba en la historia del dueño de un cabaret que trata de mantener a flote a su familia, pero en la que también aparecían Guevara (Jsu García) y Castro (Gonzalo Menéndez).

Para 2017, Sony prepara «Red Sparrow», un filme que girará en torno a la relación entre Castro y Marita Lorenz, espía y amante de Fidel que estuvo involucrada en un intento de asesinato más tarde, y que contará con Jennifer Lawrence y Joel Edgerton.

Lorenz fue cooptada por la CIA para matar a Fidel. Ella vuelve a Cuba en 1961 para reasumir la relación con el comandante.

Castro, entre intuitivo y paranoico, se da cuenta de las intenciones de Marita Lorenz, quien pensaba envenenarlo.

Hombre osado al final, seguro de sí mismo, el revolucionario toma su arma y se la da a la espía y le pide que lo mate, si es que esa era la intención.

Lorenz, de origen alemán y víctima de los nazis, es una de las casi 3,500 amantes que se le adjudican a Castro, y autora de uno de los más de 600 intentos de asesinato que sufrió a lo largo de su larga carrera política.

 

 

FOTO. el joven Fidel, a la izquierda del director de orquesta Xavier Cugat. La película se llama "Vacaciones en México" (1946)

Dejá tu comentario