Nacional

Falleció la niña que estaba internada con púrpura fulminante

Tenía 5 años y había sido internada en el Pereira Rossell este domingo. En su caso la enfermedad fue extremadamente agresiva.

La niña de 5 años que estaba internada en el Hospital Pereira Rossell con púrpura fulminante falleció este miércoles.

Gabriel Peluffo, que integra del directorio del hospital, dijo a Subrayado que durante los días en que permaneció internada "estuvo gravísima". Si bien la enfermedad no se comporta de la misma manera en todos los casos, en el suyo fue “extremadamente agresiva”.

La púrpura fulminante es una enfermedad muy poco frecuente que puede afectar desde niños hasta adultos jóvenes. "En Uruguay se dan entre 9 y 16 casos al año pero son tan dramáticos por su rápido avance que llaman mucho la atención", señaló Peluffo.

La bacteria que origina la púrpura es la misma que provoca la meningitis. La enfermedad se transmite por vía aérea y cuando se registra un caso como este las autoridades de salud activan un protocolo para controlar un eventual foco de contagio.

Por esa razón, las autoridades de Salud dispusieron que toda la clase del Jardín de Infantes al que iba la niña fuera medicada con un antibiótico específico que solo distribuye el Ministerio de Salud.

Además este lunes, el equipo médico de Primaria acudió al Jardín de Infantes Nº 287 de Malvín Norte para mantener charlas con los padres de los alumnos y explicar el riesgo de contagio y las medidas a seguir.

Los alumnos que no compartían salón con la niña no entran dentro del grupo de riesgo por lo cual no es necesario que tomen el antibiótico debido a que no existe un riesgo real de contagio para ellos.

/jwpi/video__d0c5c454-b95a-412a-9886-408e2704362e/jwpf/

DETALLES DE LA ENFERMEDAD. El Ministerio de Salud Pública reiteró que si bien ocurren casos esporádicos durante el año, en estos meses se registra un incremento de los mismos. Las autoridades sanitarias recuerdan que los grupos de edad más vulnerables son los menores de 5 años, en particular los menores de 1 año, y los adolescentes y adultos jóvenes.

La meningococemia puede darse sin extensión a las meninges y debe sospecharse en los casos de enfermedad febril aguda, con erupción petequial.

La transmisión es de persona a persona a través de las vías respiratorias. Para que la transmisión ocurra, es necesario un contacto estrecho, directo (personas que residen en la misma casa, que comparten el mismo dormitorio, lugares de hacinamiento, guarderías y escuelas) o contacto directo con secreciones respiratorias del paciente.

El período de incubación tiene una media de 2 a 4 días. La persona enferma deja de ser infectante 24 a 48 horas después de iniciado el tratamiento eficaz con antimicrobiano adecuado.

La sospecha, diagnóstico oportuno y notificación inmediata son fundamentales para el manejo adecuado de los pacientes y para orientar las medidas de prevención de nuevos casos.

Los contactos de los casos sospechosos y confirmados de enfermedad meningocócica deben comenzar un tratamiento de quimioprofilaxis en las primeras 24 horas y estar bajo vigilancia durante 10 días en busca de signos o síntomas de la enfermedad.

Es recomendable que ante todo cuadro febril se realice la consulta inmediata al médico sin automedicarse y promover la ventilación habitual de los ambientes.

Dejá tu comentario