AFP

Europa apoya a Taiwán, dice una delegación de legisladores

La democracia de Taiwán es "un tesoro" que debe ser resguardado, dijo el jueves el jefe de una delegación del Parlamento Europeo, cuya misión fue recibida con "fuerte insatisfacción" desde Pekín, que considera la isla como su propio territorio.

La democracia de Taiwán es "un tesoro" que debe ser resguardado, dijo el jueves el jefe de una delegación del Parlamento Europeo, cuya misión fue recibida con "fuerte insatisfacción" desde Pekín, que considera la isla como su propio territorio.

La delegación encabezada por el francés Raphael Glucksmann, un crítico de China que fue sancionado en marzo por Pekín, es la primera misión oficial del Parlamento Europeo a Taipéi.

Glucksmann calificó a la democracia taiwanesa como "un tesoro que todos los demócratas del mundo deben apreciar y proteger".

"Vinimos aquí con un mensaje muy simple, muy claro: ustedes no están solos", declaró Glucksmann cuando la delegación se reunió el jueves con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen.

Agregó que "Europa está con ustedes en la defensa de la libertad y la defensa del imperio de la ley y la dignidad humana", al tiempo que pidió a la Unión Europea aumentar la cooperación con Taiwán.

La presidenta de este territorio con un gobierno democrático agradeció la visita y señaló que "la colaboración ayudará a enfrentar mejor estas amenazas comunes y proteger nuestros valores democráticos compartidos".

China reivindica este territorio gobernado autónomamente y ha intensificado sus esfuerzos por aislarlo en el escenario internacional, rechazando cualquier intento de tratar a la isla como un estado independiente.

Un funcionario del ministerio de Relaciones Exteriores chino expresó la "fuerte insatisfacción y la firme oposición" de Pekín a la visita.

Los eurodiputados "deberían entender la complejidad y sensibilidad de la cuestión de Taiwán (...) y salvaguardar la base política del desarrollo de las relaciones entre China y la Unión Europea", añadió.

Recientes incursiones aéreas chinas a la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán generaron apoyo internacional para Taipéi, incluido de parte de Estados Unidos, que reafirmó su compromiso con la defensa de la isla.

La misión china en Bruselas advirtió previamente que una visita de parlamentarios europeos "dañaría los intereses de China y minaría el sano desarrollo de las relaciones sino-europeas".

Recientemente, las autoridades de Pekín mostraron su molestia por una visita de senadores franceses a Taiwán y por el viaje del ministro de exteriores taiwanés, Joseph Wu, a Eslovaquia y la República Checa.

Las relaciones entre ambos territorios, gobernados separadamente desde el fin de la guerra civil en 1949, se deterioraron especialmente tras la elección en 2016 de la presidenta Tsai, que ve la isla como un territorio soberano de facto y no como parte de China.

aw/ssy/mas/dbh/me

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario