InternacionalesBlanca Fernández Ochoa | España

España asiste a la misteriosa muerte de Blanca Fernández Ochoa, medallista olímpica en esquí

Había desaparecido el 23 de agosto con el pretexto de ir a hacer senderismo al norte del país, pero su coche apareció en la sierra de Madrid.

La Guardia Civil española halló este miércoles el cadáver de la esquiadora y medallista olímpica Blanca Fernández Ochoa en una zona montañosa en el límite de Madrid y Segovia llamado las Peñotas.

Fernández Ochoa, de 56 años, estaba desaparecida desde el 23 de agosto, cuando dijo a sus familiares y amigos que iría unos días para descansar ya que pasaba por un período de depresión.

Sus dos hijos desconocían su paradero. A su hija Olivia, de 20 años, le dijo que se iba al norte de España a hacer senderismo durante cuatro días.

Llamó la atención que dejara su teléfono móvil. Las últimas personas que dicen haberla visto con vida tomaron nota de su presencia en un centro comercial próximo a su casa un día después de su alejamiento.

Desde un primer momento, la investigación apuntaba a una desaparición voluntaria, una hipótesis que cobró fuerza tras encontrar el coche de Blanca Fernández Ochoa en un estacionamiento en la zona del Parque Natural de las Dehesas, cerca de las localidades madrileñas de Cercedilla y Fuenfría.

Un gran operativo de búsqueda peinó la sierra de Madrid. La complejidad del terreno hizo difícil el rastreo. Se utilizaron drones y perros.

UNA FAMILIA EN LA NIEVE

blanca 1.jpg
Blanca en su momento de mayor esplendor a principios de los años 90
Blanca en su momento de mayor esplendor a principios de los años 90

Blanca Fernández Ochoa fue una deportista de élite en los años 80 y 90.

En 1992 se convirtió en la primera mujer en conseguir una medalla olímpica para España en unos Juegos de Invierno. Obtuvo la presea de bronce en el eslalon en los Juegos Olímpicos de Albertville. Luego de esa victoria se retiró.

Cuatro años antes, en los Juegos celebrados en Calgary (Canadá), el oro estuvo al alcance de su mano, pero en la segunda manga perdió el control del esquí interior y cayó. Blanca lloró y con ella lloró todo el país, dice El País de Madrid en un perfil.

Su padre era conserje de la Escuela Española de Esquí del Puerto de Navacerrada.

Esto condicionó su ingreso al deporte a ella y a su hermano Paco. Eran en total ocho hermanos, pero ellos fueron los abanderados del esquí.

Francisco "Paco" Fernández Ochoa, fallecido en 2006 a causa de un cáncer linfático, fue medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sapporo, Japón, en febrero de 1972.

Para las revistas españolas los Fernández Ochia era una familia feliz. Sus integrantes siempre lucían sonrientes.

Blanca, sin embargo, era la que menos entusiasmo mostraba por la vida de celebridad. Legó a confesar que no le gustaba el esquí, y que si fuera por ella hubiera jugado golf.

Más allá de eso, su pertenencia la puso muchas veces en la mira de los medios por razones extradeportivas.

El 18 de julio de 1991 se casó en el monasterio de San Lorenzo del Escorial con el italiano Danielle Fioretto. Él también era esquiador, fue su entrenador y se conocieron cuando la deportista española tenía solo 14 años y ambos se deslizaban por las pistas de Suiza.

Aquel matrimonio no duró mucho y llegó el divorcio.

Fernández Ochoa volvió a contraer matrimonio con David Fresneda, el padre de sus dos hijos, David y Olivia. La separación fue poco amistosa y otra vez las revistas del corazón se enfocaron en los detalles de la disputa matrimonial

Blanca Fernández Ochoa fue una deportista de élite en los años 80 y 90.

En 1992 se convirtió en la primera mujer en conseguir una medalla olímpica para España en unos Juegos de Invierno. Obtuvo la presea de bronce en el eslalon en los Juegos Olímpicos de Albertville. Luego de esa victoria se retiró.

Cuatro años antes, en los Juegos celebrados en Calgary (Canadá), el oro estuvo al alcance de su mano, pero en la segunda manga perdió el control del esquí interior y cayó. Blanca lloró y con ella lloró todo el país, dice El País de Madrid en un perfil.

Su padre era conserje de la Escuela Española de Esquí del Puerto de Navacerrada.

Esto condicionó su ingreso al deporte a ella y a su hermano Paco. Eran en total ocho hermanos, pero ellos fueron los abanderados del esquí.

Francisco "Paco" Fernández Ochoa, fallecido en 2006 a causa de un cáncer linfático, fue medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sapporo, Japón, en febrero de 1972.

Para las revistas españolas los Fernández Ochoa constituían una familia feliz. Sus integrantes siempre lucían sonrientes.

Blanca, sin embargo, era la que menos entusiasmo mostraba por la vida de celebridad. Llegó a confesar que no le gustaba el esquí, y que si fuera por ella hubiera jugado golf.

Más allá de eso, su pertenencia la puso muchas veces en la mira de los medios por razones extradeportivas.

El 18 de julio de 1991 se casó en el monasterio de San Lorenzo del Escorial con el italiano Danielle Fioretto. Él también era esquiador, fue su entrenador y se conocieron cuando la deportista española tenía solo 14 años y ambos se deslizaban por las pistas de Suiza.

Fernández Ochoa volvió a contraer matrimonio con David Fresneda, el padre de sus dos hijos, David y Olivia. La separación fue poco amistosa y otra vez las revistas del corazón se enfocaron en los detalles de la disputa matrimonial.

Sus familiares descartan otra cosa que no sea un accidente, aunque fuentes próximas a la investigación aseguran que la medallista olímpica vivía una situación "un poco precaria".

La deportista vivía con su hermana Lola. Acababa de vender su casa en Las Rozas.

Coral Bistuer, deportista de taekwondo y amiga personal de Blanca, que ha manifestado que cuando habló con ella hace unos meses le dijo que "estaba pasando el eslalon más difícil de su vida, pero que lo iba a ganar”.

Dejá tu comentario