AFP

En Alemania, el clima y el reparto de carteras entorpecen las negociaciones de coalición

Las negociaciones para formar el primer gobierno de la era post Merkel se revelan más complicadas de lo previsto en Alemania, con tensiones alrededor del tema climático y de la cartera de Finanzas, lo que podría atrasar el calendario.

Las negociaciones para formar el primer gobierno de la era post Merkel se revelan más complicadas de lo previsto en Alemania, con tensiones alrededor del tema climático y de la cartera de Finanzas, lo que podría atrasar el calendario.

Tras la victoria de los socialdemócratas del SPD en las elecciones legislativas del 26 de septiembre, el camino parecía trazado hacia una primera coalición con los ecologistas y los liberales del FDP, determinados en entrar en el gobierno tras haber estado años en la oposición.

Pero las discusiones se encuentran estancadas y concluir las negociaciones para finales de noviembre, antes de la elección del socialdemócrata Olaf Scholz como canciller en la semana del 6 de diciembre, parece ahora más difícil.

Los Verdes alemanes, que quedaron en tercer lugar en los comicios, dieron la voz de alarma estos últimos días sobre el rumbo tomado por los 22 grupos de trabajo y los 300 expertos encargados de elaborar el contrato de coalición.

- "Retraso importante" -

"Por el momento, no hay suficiente progreso en la sustancia" de la política a seguir, sobre todo en materia climática, lamentó el director ejecutivo federal de Los Verdes, Michael Kellner.

"En algunas partes del documento que precede el contrato de coalición, falta aún la claridad necesaria", deplora en una carta a las asociaciones de medioambiente que temen concesiones acordadas demasiado fácil por parte del partido ecologista.

"Aún no podemos decir cuándo (el acuerdo de coalición) estará listo porque todavía no hemos terminado los puntos centrales", dijo el viernes la copresidente del partido Verde y excandidata a canciller, Annalena Baerbock.

"Si queremos tomarnos en serio la protección del clima", dijo, "hay que hacerlo a través de las líneas del conjunto de partidos y no sólo dentro del Partido Verde".

Baerbock citó el sector de transportes, con un "retraso importante" en la transición ecológica y lamentó que las negociaciones actuales no permiten mejorarlo.

Los Verdes ya han renunciado a varios puntos, como la introducción de un límite de velocidad en las autopistas. Sin embargo, lograron avanzar la salida del carbón a 2030 y no 2038, como estaba previsto inicialmente.

"Aún no estamos en el momento en el que podemos decir que ya hemos fijado el rumbo" para un calentamiento limitado a +1,5 grados, advirtió también en medio de la COP26.

- Titanic -

Los Verdes tienen otras diferencias con los liberales, que quedaron en cuarto lugar en las elecciones y están decididos a hacerlo bien tras haber renunciado en 2017 a una alianza con los conservadores de Angela Merkel.

FDP y Los Verdes se disputan de hecho la futura cartera de ministro de Finanzas, un puesto estratégico que le sirvió a Scholz para llegar a la cancillería.

Una cartera que anhelan tanto el líder del FDP, Christian Lindner, como el copresidente de Los Verdes, Robert Habeck.

Los liberales parecen hacer del ministerio un casus belli, advirtiendo que no nombrar a su líder sería una "bofetada en la cara", en palabras de Wolfgang Kubicki, un alto miembro del partido.

Pero Los Verdes temen dejar ese ministerio al partido liberal, demasiado apegado al rigor presupuestario a corto plazo, que minimizaría los riesgos y costes de la crisis climática.

Konstantin von Notz, uno de los negociadores ecologistas, usó la metáfora del Titanic para describir el estancamiento en el que se encuentran. En su cuenta de Twitter, publicó una frase que pone en escena a dos personas en la cubierta de un barco que se hunde. "La primera dice: Tenemos que evitar el iceberg. Y la otra contesta: Que nos dará para hacerlo?"

Habeck, que ya había renunciado a su candidatura a la cancillería, podría acabar heredando una amplia cartera de clima.

Ambos partidos están también en desacuerdo sobre la prestación inmediata de asistencia médica a los refugiados, que los Verdes defienden.

El emplazamiento de armas nucleares estadounidenses en territorio alemán es otro escollo en las conversaciones con los Verdes, cuyo rechazo a la carrera armamentística es uno de sus credos políticos.

mat/ilp/lch/sag/me

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario