InternacionalesArgentina | corrupción | Cristina Kirchner

Empresario que admitió haber pagado coimas pide declarar como 'arrepentido'

Juan Carlos de Goycoechea reconoció haber hecho "aportes para las campañas" electorales durante los gobiernos kirchneristas.

Un empresario detenido admitió haber pagado "aportes para las campañas" electorales durante los gobiernos kirchneristas (2003-2015) y pidió testimoniar ante la justicia como arrepentido en una causa por supuestos sobornos, que esta semana sacudió la escena política argentina.

Tras entregarse el viernes, Juan Carlos de Goycoechea, exresponsable en Argentina del grupo constructor y energético español Isolux Corsan, solicitó ingresar en el programa de protección de 'imputados-colaboradores' para lo cual debería aportar datos significativos a la investigación.

Según fuentes judiciales citadas este sábado por la prensa argentina, el empresario dijo que desde el Ministerio de Planificación -responsable de la obra pública durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner--"había aprietes (presiones) para aportar a las campañas" electorales.

Sin embargo, aseguró que los montos eran muy inferiores a los 12,8 millones de dólares que le imputó en la causa el juez Claudio Bonadio.

De Goycoechea fue despedido de Isolux en marzo de 2017, tras una investigación interna de la compañía sobre presuntas irregularidades en el desarrollo de negocio en Argentina.

Según la fiscalía, los supuestos sobornos -pagados por empresarios en un sistema de recaudación que terminaba en la Casa Rosada o en la residencia presidencial de Olivos en las afueras de Buenos Aires- podrían alcanzar los 160 millones de dólares.

Desde que la investigación salió a la luz el miércoles, la justicia ha detenido a ocho exfuncionarios y ocho empresarios, entre ellos un exdirectivo de IECSA, la compañía que perteneció al grupo empresarial de la familia del presidente Mauricio Macri.

Entre otros 20 imputados, figura la expresidenta y actual senadora Cristina Kirchner, quien fue citada a indagatoria el 13 de agosto.

Oscar Parrilli, exsecretario general de la Presidencia, también imputado, pidió la nulidad de la causa por "la manera extraña" en que ésta quedó en el juzgado de Bonadio, a quien recusó por "evidente parcialidad", según un escrito de sus abogados difundido este sábado.

LA CAJA DE PANDORA

La causa está basada en minuciosas anotaciones en ocho cuadernos escolares -de los que solo hay copias- escritas por Oscar Centeno, un suboficial retirado del ejército que fue chofer del ahora detenido Roberto Baratta, exnúmero dos del Ministerio de Planificación.

Los apuntes de Centeno a lo largo de una década (2005-2015) describen con lujo de detalle recorridos por Buenos Aires con su exjefe, para llevar bolsos repletos de dólares en efectivo a diferentes destinos, incluyendo el domicilio de los Kirchner.

El chofer fue arrestado el miércoles, pero quedó en libertad la noche del viernes tras ingresar en el programa de 'imputado-colaborador', lo que presume protección para él, su actual pareja y sus 13 hijos.

Centeno admitió ante la justicia ser el autor de los ocho cuadernos y dijo que los tenía en su casa o en lo de un cuñado, donde no fueron encontrados. El viernes declaró al juez haber quemado los originales en mayo pasado en la parrilla del fondo de su casa, según la prensa.

Bonadio cuenta solo con copias escaneadas que le fueron entregadas en abril por Diego Cabot, un periodista del diario La Nación que tuvo acceso a los originales por un par de meses, cuando el policía retirado Jorge Bacigalupo, de 73 años, un antiguo amigo de Centeno, se los entregó.

En una entrevista publicada el sábado por el matutino, Bacigalupo contó que Centeno le había pedido en octubre del año pasado que le guardara la caja por miedo a un allanamiento en su domicilio. Fue cuando el expolicía decidió dárselo al periodista, hasta que Centeno comenzó a reclamárselos y tuvo que recuperarlos para devolvérselos.

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario