Deportes

El retiro de Darío, telón de fondo del fin de temporada aurinegro

La rotura del tabique nasal del capitán lo dejará afuera. El "parate" será momento de reflexión para el jugador y para un club en tren de cambios,con un pasivo millonario

 

Peñarol tiene un presupuesto de 8 millones de dólares anuales y un pasivo de 2.5 millones. Para muchos dirigentes, el final del Clausura marca el fin de una etapa y el comienzo de otra.

El club viene de una campaña de socios que elevó a más de 50.000 el padrón de adherentes. En su favor, está la construcción de un centro de alto rendimiento para juveniles y el anuncio de un estadio en la ruta 8 y 101, frente al parque tecno-industrial Zonamérica.

 Si todo ello viniera acompañado por triunfos, todo sería más fácil. Pero no. El tradicional rival viene ganando los campeonatos locales y dominando en los clásicos. Las frustraciones sólo fueron interrumpidas por una gran Copa Libertadores que llevó al club al sub-campeonato.

Claro, la gran campaña tuvo sus efectos secundarios inmediatos. Cotizó alto al técnico Diego Aguerre, que emigró con un contrato millonario a Medio Oriente.

El hecho fue determinante para que se interrumpiera el ciclo y Peñarol entrara en un desbarranque importante.

El vicepresidente del club, Edgar Welker, lo admite así: "estamos pagando cara la herencia. Diego Aguirre formó un plantel para jugar de una forma. Con esos jugadores llegó Gregorio (Pérez) y jugó de otra. Y con los refuerzos que él pidió, llegó Da Silva para hacerlo con la suya. Nos equivocamos nosotros por no seguir con un técnico de la línea de Aguirre, lo que no significa negar la capacidad de Gregorio".

Los aurinegros quieren mantener a Da Silva. No se lo culpa de los resultados. Por el contrario, se quiere atender sus planteos de cara a la futura temporada.

Los dirigentes quieren negociar la continuidad de Alejandro González, uno de los capitanes del plantel, a quien se le vence el contrato. También pretenden que se queden Marcelo Zalayeta y Bruno Montelongo, quien llegó de Milán pero no ha podido prácticamente jugar debido a las lesiones.

Peñarol afronta una temporada de grandes cambios y poco margen de error para elegir jugadores debido a la falta

Ya se sabe que el zaguero Marcelo Silva volverá a su club español. Nicolás Freitas volverá a Chile. Según trascendió, el club no puede hacerse cargo de la renovación del contrato.

A Rodrigo Mora lo esperan en Benfica. Joao Pedro se queda en el continente: no irá a Palermo. Se especula con que será parte de una operación triangular en la que irá a los Xolos de Tijuana junto al hondureño Edgar Álvarez a cambio de Egidio Arévalo Ríos quien ocupará la plaza de ambos en la liga italiana.

A Maximiliano Pérez, Nicolás Amodio y al lateral Sebastián Rosano no se les renovará el contrato. Al arquero Danilo Lerda se le propondrá no renovar contrato, según publica hoy La República.

Uno que se iría también es Luis Aguiar, puntal del equipo vicecampeón de la Libertadores.

El mediocampista, quien rescindió contrato con su equipo europeo (estaba en el Sporting de Lisboa, pero su pase pertenecía al Dínamo de Moscú), llegó de nuevo a Peñarol luego de una rebelde lesión, empeorada por una fallida operación quirúrgica. El jugador compitió buena parte de la temporada con dolores y complicaciones físicas.

Pero quizás la salida más dolorosa para la hinchada será la de Darío Rodríguez. Su retiro es un tema de inminente resolución. El club quiere que se quede y él sueña con irse campeón.

No jugará en las dos fechas que quedan por el Clausura debido a la rotura del tabique nasal sufrida durante el clásico a raíz del codazo de Israel Damonte.

Estas semanas de recuperación serán fundamentales para saber si el lateral, de 37 años, continuará en la práctica activa del fútbol.

"Polilla" Da Silva lo quiere en el plantel, aunque no se sabe si mantendrá la titularidad en función de las cada vez más evidentes dificultades físicas del jugador para cumplir las tareas defensivas que su puesto requiere.

Además, un jugador de la cantera, el zurdo Nicolás Raguso, ha mostrado grandes condiciones, según los dirigentes.

El DT quiere hacer un recambio generacional, usar jugadores de las inferiores, y traer pocos refuerzos. Los resultados irán marcando la agenda, más allá de los proyectos.

Dejá tu comentario