Nacional

El hincha de la garrafa dijo que no quería herir a nadie

Fue procesado con prisión por homicidio especialmente agravado en grado de tentativa. Tiró la garrafa desde la Amsterdam a los policías

El hombre procesado por lanzar la garrafa dijo que nunca “pensó” en herir a ninguna persona y que su agresión respondió al trato diferencial de la policía con la hinchada de Nacional, según consta en el auto de procesamiento.

El individuo de 26 años fue procesado por homicidio especial y muy especialmente agravado en grado de tentativa, con un delito de receptación.

La actuación del hombre procesado se inscribe en lo que el escrito judicial señala como “un clima de violencia extendida en dos espacios”, por un lado “en las puertas del estadio” y por otro “en los puestos comerciales instalados en la Amsterdam”.

El auto de procesamiento dice que el hombre de 26 años, molesto por el trato que la policía le habría deparado a ambas hinchadas, le pidió una remera a otro parcial y se cubrió con ella “su torso y su cabeza”.

Se dirigió a los puestos donde se producían los robos y tomó una garrafa de gas de 13 kilos. “Tomó escaleras arriba cargándola por el ancho del anillo superior de la Amsterdam y una vez en lo alto se asomó al último balcón de la tribuna y lanzó desde allí la garrafa contra un grupo de policías”, dice el juez Gustavo Iribarren. El indagado admitió el hecho pero dijo que “la lanzó sin mirar y que nunca pensó herir a persona alguna”.

A PRISIÓN. Sin embargo el magistrado entendió que el material probatorio genera la convicción de que “quien lanza desde la altura un objeto del tamaño y peso de una garrafa de gas conoce cabalmente que su acto es posible de ocasionar la muerte”.

Además dice que como quedó establecido por las fotografías, desde la posición del indagado “le era enteramente posible apreciar que en los alrededores de una de las puertas de la tribuna se encontraba un nutrido grupo de funcionarios policiales uniformados”.

También agrega que el indagado debió mirar previamente para abajo para cerciorarse que “la agresión no aparejara consecuencias a otros hinchas de Peñarol”.

Y en cuatro lugar se desprende de la declaración del funcionario policial lesionado que la garrafa fue dirigida “hacia el nucleo del grupo de policías apostados”.

Por lo que el propósito “no era el de la intimidación sino el de atentar contra la vida de los policías”, escribió el juez en su fallo.

Por ultimo en el auto de procesamiento se establece que el indagado justificó su conducta agresiva por el trato distinto que la policía le brindó a una y otra hinchada “en relación al ingreso de bombos y banderas, así como la existencia de cánticos ofensivos de la hinchada de nacional”.

Auto de Procesamiento by SubrayadoHD on Scribd

Dejá tu comentario