PolíticaVenezuela | Senado | Nicolás Maduro

El FA evitó en el Senado una declaración de "condena a la dictadura de Maduro"

La moción presentada por Javier García obtuvo 14 votos en 30. "El Frente Amplio en el Senado sigue respaldando la dictadura de Maduro".

El Frente Amplio evitó nuevamente este martes que el Senado apruebe una declaración de "condena a la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela".

La moción fue presentada por el senador del Partido Nacional Javier García y apoyada por el resto de la oposición: Partido Colorado y Partido Independiente; pero fue rechazada por el Frente Amplio.

De esa forma la declaración obtuvo 14 votos en 30 senadores presentes, por lo que resultó negativa.

Fue la tercera vez en el año que los legisladores se trenzan en un debate sobre la situación política, social y económica de Venezuela. En febrero y abril hubo polémicas similares por la crisis que vive ese país.

Javier García atribuye la posición del oficialismo y del gobierno a "una complicidad" entre ambos regímenes, otrora más afines, al punto que durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez y el de su sucesor, José Mujica, se realizaron negocios e intercambios comerciales de Estado a Estado.

Sin embargo, la convocatoria de este martes se debió, en gran parte, a las definiciones de lideres de la izquierda y del oficialismo como José Mujica, Danilo Astori y del candidato presidencial Daniel Martínez, que fueron claros al señalar que Venezuela es "una dictadura" a contramano de las propios conceptos usados por el gobierno y el propio FA.

MOREIRA VENEZUELA

Hay que recordar que la semana anterior, una delegación del Frente Amplio participó del Foro de San Pablo en el que las izquierdas latinoamericanas se pronunciaron a favor de Maduro y su carácter de presidente constitucional.

La situación se da en un marco cada más tenso. Unos 60 países discuten hoy en el marco del Grupo de Lima la situación venezolana y el gobierno de Donald Trump anuncia medidas de embargo para ese país y para aquellos que apoyen al régimen de Maduro.

En Uruguay, lo que la oposición quiere es que el Parlamento defina: ¿es Venezuela una dictadura o no?

"Algún día, más temprano que tarde, sabremos cuál fue el precio del silencio", dijo el senador Javier García del Partido Nacional.

Para él, calificar la "dictadura" es fundamental. Y por eso es importante tomar la referencia de Mujica, Astori y Martínez.

Varios sectores del oficialismo -encabezados por el partido Comunista- no están dispuestos a apoyar semejante iniciativa.

"El tema es saber si ese cambio es producto de la convicción o porque estamos a tres meses de las elecciones", afirmó García.

"No es como se dijo en los últimos días: 'una palabrita'. Es una definición. Es saber si en un país se tiene libertad para expresar la opinión de lo que uno quiera y si expresar lo que uno quiera no es motivo para ser una persona violada en sus derechos humanos, criminalizada y perseguida", señaló García.

"Lo que hay en Venezuela es un proceso de exterminio a los que piensan diferente al régimen. La línea es muy clara: o se repudia, se censura y se está, sin dudas, en contra de quien viola y mata venezolanos por no estar de acuerdo con Maduro o se está con Maduro y los criminales", agregó.

La cancillería uruguaya señala que Uruguay debe mantenerse neutral y no calificar lo que sucede en Venezuela. De hecho, intervino en la última reunión del Mercosur para que en la declaración final de los presidentes no apareciera la palabra "dictadura", como querían Brasil, Argentina y Chile.

El canciller Nin Novoa sostuvo, en su momento, que no cambia nada si un tercer país llama dictadura a Venezuela. "Lo importante", dijo, "es contribuir en el proceso de paz".

Otra de las voces cantantes de la oposición ha sido el senador colorado Pedro Bordaberry, quien lanzó una ironía sobre la posición del oficialismo sobre el gobierno de Maduro.

"Hay quienes dicen que allí hay democracia plena" dijo Bordaberry. ""Plena es la cumbia que bailan hace rato", agregó.

BORDABERRY DEBATE

60 PAÍSES DISCUTEN SALIDA A LA CRISIS

Cancilleres y delegados de unos 60 países debatirán este martes en Lima sobre una salida a la crisis en Venezuela, un día después de que el presidente Donald Trump congelara todos los activos del gobierno venezolano en Estados Unidos.

La "Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela", convocada por el Grupo de Lima, contará con una delegación de alto nivel enviada por Trump, pero los grandes ausentes serán los que apoyan al presidente Nicolás Maduro, como Cuba, Rusia, China y Turquía, que declinaron la invitación.

Trump envió a Lima a su secretario de Comercio, Wilbur Ross, y a su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, quien afirmó la víspera que es tiempo de avanzar hacia una "transición del poder de Maduro a Juan Guaidó", el líder opositor reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países.

"Esta reunión va a ser muy emblemática para reafirmar el apoyo de la comunidad internacional hacia la presidencia interina de Juan Guaidó", declaró el encargado de América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de Trump, Mauricio Claver-Carone, que integra la delegación estadounidense.

"También vamos a hablar sobre lo que vamos a hacer el día uno, el primer día" después de que Maduro deje el poder, agregó.

Bolton dijo que Estados Unidos tiene la "intención de que la transferencia (del poder en Venezuela) sea pacífica", pero reiteró que todas las opciones están sobre la mesa.

Dejá tu comentario