Nacional

El encargado de La Pasiva y otros dos trabajadores piden licencia

El estrés post-traumático provocó tratamiento médico para el personal, en especial para el hombre a quien iban destinados los disparos que mataron a Gastón Hernández

 

Al enterarse que los tiros que mataron a Gastón Hernández eran para él, el encargado del local de La Pasiva de 8 de octubre y Albo pidió licencia médica. Otros dos trabajadores del local también solicitaron vacaciones especiales debido al estrés post-traumático que les generó la situación, dijeron a Subrayado fuentes del caso.

La rapiña se produjo el sábado de madrugada, a diez minutos del cierre del local.

Tres delincuentes, dos menores y un mayor, irrumpieron en la cervecería con fines de robo.

Uno de los menores disparó contra Hernández, de 38 años. El video permite ver que, lejos de la primera versión del delincuente, el planchero no representó ninguna amenaza para él.

Le disparó segundos después de que éste se agachara y le entregara el refresco que pidió como preámbulo de la agresión.

La investigación arrojó después una verdad difícil de digerir: una ex empleada de la empresa había informado a los jóvenes de los movimientos del local y los había instigado a atentar con el encargado, quien había tenido con ella un fuerte enfrentamiento.

La mujer resultó procesada por ser cómplice de un homicido especialmente agravado. Ella no sólo les suministro información, sino que además les dio guarida en su casa del barrio La Capilla, en la localidad canaria de Toledo.

Se llevaron del local unos 100.000 pesos, según estimaciones de la empresa.

Dejá tu comentario