Tecnología e InternetGoogle | "derecho al olvido"

El "derecho al olvido" deberá ser aplicado en Europa por Google y otros buscadores

La decisión se limita solo a la zona euro. No así a nivel mundial. La libertad de expresión choca contra el derecho a la privacidad.

El "derecho al olvido" en internet solicitado por un ciudadano en la Unión Europea (UE) no tiene obligatoriamente alcance mundial, pero sí europeo, falló este martes la justicia europea, en un caso emblemático sobre el conflicto entre vida privada y libertad de expresión.

El gestor de buscadores como Google "no está obligado a retirar los enlaces en todas las versiones de su motor de búsqueda" en el mundo, indicó el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), que responde a una duda de la justicia francesa.

Desde 2014, cualquier ciudadano en la UE puede pedir que su información personal desaparezca de los motores de búsqueda bajo determinadas condiciones, pero este concepto, vinculado al derecho al honor, puede chocar con la libertad de expresión e información.

En 2016, la Comisión Nacional de Informática y Libertades francesa (CNIL) impuso una multa de 100.000 euros a Google por limitar el "derecho al olvido" a las versiones europeas de su motor de búsqueda y no aplicarlo a nivel mundial.

El Consejo de Estado galo, que debe resolver un recurso de Google a la decisión del organismo francés de protección de datos, había decidido preguntar primero al tribunal con sede en Luxemburgo sobre el alcance de ese derecho.

Para los magistrados del TJUE, que siguen la opinión del abogado general, "el Derecho de la Unión obliga al gestor de un motor de búsqueda a retirar los enlaces en las versiones de su motor que corresponden al conjunto" de la UE.

Google, junto a grupos de defensa de derechos, defendía este alcance ya que ir más allá haría peligrar la libertad de expresión por el uso eventual del precedente por gobiernos autoritarios para limitar informaciones en internet.

La empresa estadounidense celebró la decisión del alto tribunal, asegurando que, desde 2014, trabaja "arduamente" para "lograr un equilibrio razonable entre los derechos de las personas y el acceso a la información y a la privacidad".

Para Yann Padova, abogado especialista en datos personales en Baker McKenzie de París, el TJUE libró una "decisión equilibrada", ya que "no se pueden imponer efectos extraterritoriales".

"¿Qué diríamos si China exige la retirada [de los motores de búsqueda] de contenidos accesibles a los franceses?", agregó Padova en declaraciones a la AFP.

- "Ponderación" de datos sensibles -

El TJUE también se pronunció este martes sobre otra consulta francesa, en concreto sobre las solicitudes de supresión de vínculos reclamada por particulares.

La CNIL había rechazado obligar a Google a suprimir enlaces hacia artículos relativos a una persona condenada por actos de pederastia o a contenidos satíricos sobre una política, entre otros.

Los magistrados estiman que, antes de retirar un enlace, "deben ponderarse los derechos fundamentales de la persona que [lo] solicita" y "los de los internautas potencialmente interesados en la información" de estos.

El motor de búsqueda urgido a la retirada de una información debe así comprobar si esta "es estrictamente necesaria para proteger la libertad de información de los internautas potencialmente interesados".

En casos relacionados con decisiones judiciales, el gestor del motor de búsqueda debe tener en cuenta "el conjunto de circunstancias del caso concreto", así como la "gravedad" de los hechos y el papel del interesado "en la vida pública".

En base a ambas sentencias, el Consejo de Estado francés, la máxima jurisdicción administrativa del país, debe resolver ahora ambos casos.

Tras el derecho el olvido, la UE reforzó en 2018 su papel pionero en la regulación del sector digital con la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que otorga mayores derechos para los internautas.

Dejá tu comentario