Nacional

El Banco Central advierte "indicios" de lavado de activos en Cambio Nelson

Lo dijo Mario Bergara. Unas 20 cuentas depositadas en el Cambio reunían 8,5 millones de dólares. La mitad era dinero de la familia Sanabria.

El presidente del Banco Central del Uruguay (BCU) Mario Bergara informó este jueves al Parlamento lo que sabe hasta ahora de la operativa ilegal que llevaba adelante Cambio Nelson y su propietario, el empresario y político de Maldonado Francisco Sanabria.

En declaraciones a la prensa Bergara dijo que unas 20 cuentas abiertas en Cambio Nelson reunían un total de 8,5 millones de dólares, de los cuales la mitad pertenecen a la familia Sanabria.

La información coincide con lo que abogados de Sanabria plantearon en las últimas horas, que la deuda ronda los 9 millones de dólares y que Sanabria podría pagar hacer frente a la mitad.

Además, otros 300 particulares depositaban poco dinero y en total reunían unos 2 millones de dólares.

La plata que colocaba este grupo de 20 clientes superaba en todos los casos los 50.000 dólares, detalló Bergara.

También dijo que "hay indicios que pueden indicar la presencia de lavado de activos", maniobra que se realizaría a través del Cambio.

El presidente del Central aseguró que nunca nadie hizo una denuncia ante el Banco por los depósitos ilegales que recibían las sucursales de Cambio Nelson, y dijo que los empleados de la empresa estaban obligados a denunciar si venían operativas no autorizadas para este tipo de empresas.

“No hubo denuncias de ningún tipo al Banco Central, ni de empleados ni de clientes. Los funcionarios están expresamente obligados de denunciar posibles irregularidades. Si la gente sabe que ocurren cosas no autorizadas y es vox pópuli debían denunciar, tienen que ir al Banco Central y el Banco Central le asegura la actuación correspondiente”, dijo Bergara.

“No había presunción (de estas maniobras ilegales) y los que sabían no dijeron nada”, agregó.

También dijo que existía una operativa contable de la empresa de Sanabria para eludir los controles y engañar al Banco Central.

“Los estados contables permitían el ocultamiento de estas operaciones (los depósitos) y hay una responsabilidad de quien envía la información contable al Banco Central”, advirtió Bergara.

“Hubo intencionalidades de fraude”, sentenció.

Dejá tu comentario