Internacionales Samuel Luiz

El asesinato de Samuel Luiz pone en alerta por ola de ataques homófobos en España

La víctima tenía 24 años y fue agredido por una patota que comenzó a increparlo porque supuestamente los estaba grabando con el celular.

El asesinato de Samuel Luiz Muñiz, un joven de 24 años, al que le propinaron una paliza hasta matarlo el fin de semana pasado, causó una fuerte conmoción en España, donde este lunes se celebraron importantes manifestaciones para denunciar un "crimen homófobo".

Samuel, un auxiliar de enfermería de 24 años, fue hallado inconsciente cerca de una discoteca de La Coruña, en el noroeste de España, tras haber sido objeto de una paliza. Los servicios de socorro no lograron reanimarlo y el sábado por la mañana falleció, informaron medios españoles.

Samuel era gay y la Policía presume que el ataque tuvo como foco su orientación sexual.

"Justicia para Samuel. Homofobia y fascismo son lo mismo", rezaba la gigantesca pancarta que portaban los manifestantes, que iniciaron una marcha este lunes por la noche en la famosa Puerta del Sol de Madrid, observó AFPTV.

Miles de personas se congregaron para protestar, algunas con la bandera del Orgullo, convocadas por numerosos colectivos LGTB+ (lesbianas, gays, trans, bisexuales y otras diversidades de género), reclamando "Justicia para Samuel", como coreaban los participantes.

"No son golpes, son asesinatos", gritaba la multitud. "Stop homofobia", "Todo lo que me importa es vivir" o "Nos están matando" eran otros de los lemas plasmados en pancartas.

Desde su muerte, sus familiares denuncian que se trata de un crimen homófobo, ocurrido poco después de la semana del Orgullo en España.

Su padre, sin embargo, pide a los colectivos sociales y políticos que no hagan del hecho una "bandera" propia.

También se organizaron marchas en otras ciudades del país, como en La Coruña, donde se reunieron varios centenares de personas, según fotos y videos publicados en redes sociales.

El lunes, el ministro español de Interior, Fernando Grande-Marlaska, indicó que de momento no había ningún detenido y que "no está excluida ninguna hipótesis, ni el delito de odio ni cualquier otro".

"Confío en que la investigación de @policía dé pronto con los autores del asesinato de Samuel y esclarezca los hechos. Fue un acto salvaje y despiadado. No daremos ni un paso atrás en derechos y libertades. España no lo va a tolerar", tuiteó el lunes por la noche el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

El crimen ocurrió poco después de la semana del Orgullo en España.

La policía está revisando las cámaras de vigilancia e interrogando a más de una docena de sospechosos y testigos que se encontraban fuera de la discoteca Coruña donde ocurrió el crimen. El ministro Marlaska dijo que "no está excluida ninguna hipótesis, ni el delito de odio ni cualquier otro"

Hasta el momento hay 13 sospechosos detenidos que pudieron ser identificadas gracias a las cámaras de seguridad del local y de grabaciones que realizaron otras personas.

EL TESTIMONIO

Las declaraciones de testigos son inapelables.

En plena calle, y frente a la desesperación de su amiga, un grupo de hombres le dio una paliza al grito de "maricón" y lo hirieron de gravedad.

Según reconstruyó el diario El Mundo, durante la madrugada del sábado Luiz fue con su grupo de amigos a Andén, un pub de moda.

Estuvieron en el local hasta que a las 2:50 del sábado, cuando Luiz salió a fumar con Lina. Se alejaron unos metros de la puerta y video llamaron a Vanesa, la pareja de Lina. Los otros dos amigos quedaron dentro del pub.

"Lina y Samuel me estaban contando anécdotas de la noche pasada y giraron el móvil para enseñarme por donde habían ido andando", reconstruyó Vanesa en diálogo con El Mundo.

Y continuó: "En ese momento pasaron un chico y una chica juntos, de más o menos la edad de Samuel (Lina tiene dos años más), y él nos gritó que dejásemos de grabarles".

De inmediato, Samuel y Lina le explicaron que no lo estaban filmando. Lo mismo intentó hacer Vanesa desde el teléfono. Pero no fue suficiente.

"O paras de grabar o te mato, maricón", le dijo el hombre a Samuel. Y frente a la contestación del joven: "¿Maricón de qué?" lo empezó a golpear.

Tras ser separado por otras personas que se encontraban en el lugar, el agresor se fue. Pero regresó al cabo de unos minutos con otros 12 hombres que atacaron salvajemente a Samuel con golpes y patadas. Siempre al grito de "Maricón de mierda".

Luego, al reconocer el mal estado en el que se encontraba Samuel, lo dejaron tirado y abandonaron el lugar.

Pese a que intentaron reanimarlo durante casi dos horas, no lograron salvarle la vida.

QUIÉN ERA LA VÍCTIMA

Samuel era técnico auxiliar de enfermería y trabajaba en la residencia para mayores, la Fundación Padre Rubiños hace cuatro años.

Los compañeros de Samuel en el centro benéfico aseguraron al diario local La voz de Galicia que están "desolados".

El presidente de la fundación, Eduardo Aceña, aseguró que las personas mayores a las que cuidaba "lo querían tanto por el buen trato que les brindaba y la alegría que les transmitía, que a alguno de ellos, cuando preguntaron por él, preferimos no decirles por su estado de salud".

Su padre, Maxsoud Luiz, dejó una extensa y conmovedora carta en el lugar donde asesinaron a su hijo y pidió justicia.

"Nos quitaron la única luz que iluminaba nuestra vida; sabemos que vamos a tener un camino muy largo por recorrer; estaremos apoyados en nuestra familia, amigos y compañeros que nos ayudarán a salir de este camino oscuro", escribió Maxsoud.

También se refirió a las familias de los presuntos asesinos de Samuel Luiz en una entrevista al medio La Voz de Galicia.

"A las familias de los que mataron a mi hijo les preguntaría cómo se sentirían ellos si estuvieran en mi lugar".

"No a la violencia", declaró.

En España las agresiones a colectivos LGTB se repiten diariamente. El Mundo subió hoy este video de un hecho ocurrido en Barcelona

Embed

Temas

Dejá tu comentario