AFP

El acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní de 2015

El acuerdo sobre el programa nuclear iraní firmado en 2015 preveía un levantamiento gradual y condicional de las sanciones internacionales impuestas a Irán a cambio de la garantía de que Teherán no desarrollara armas atómicas.

El acuerdo sobre el programa nuclear iraní firmado en 2015 preveía un levantamiento gradual y condicional de las sanciones internacionales impuestas a Irán a cambio de la garantía de que Teherán no desarrollara armas atómicas.

El pacto fue alcanzado en Viena el 14 de julio de 2015 entre Irán y los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China) más Alemania.

Pero el acuerdo está moribundo desde la retirada de Washington en 2018, bajo la presidencia de Donald Trump, que restableción sanciones económicas contra Teherán. En represalia, Irán rompió progresivamente sus compromisos desde 2019.

- Negociaciones -

En junio de 2013, Hasan Rohani, que representaba a su país en las primeras negociaciones sobre el programa nuclear iraní iniciadas en 2003, fue elegido presidente.

Obtuvo el aval del guía supremo, el ayatolá Alí Jamenei, para desbloquear las negociaciones y nombró como negociador a su ministro de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif.

A finales de noviembre, las negociaciones desembocaron en un acuerdo por seis meses que limitaba algunas actividades nucleares sensibles a cambio de un levantamiento parcial de las sanciones.

- Reducción de la capacidad nuclear -

El acuerdo definitivo fue alcanzado en Viena el 14 de julio de 2015, después de 12 años de crisis y 21 meses de intensas negociaciones.

Teherán se comprometió a reducir sus capacidades nucleares (centrifugadoras, reservas de uranio enriquecido...) durante varios años.

El objetivo era impedir que Irán fabricara una bomba atómica, garantizando a Teherán el derecho a desarrollar una actividad nuclear civil.

Conforme a lo previsto por el acuerdo, Irán redujo el número de centrifugadoras autorizadas a enriquecer uranio a 5.060 (contra más de 19.000 en el momento de la firma del acuerdo) y se comprometió a no superarlo durante un período de 10 años.

Teherán también aceptó modificar su reactor de agua pesada de Arak, bajo control de la comunidad internacional, para imposibilitar la producción de plutonio con fines militares.

La Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) está encargada de controlar regularmente todas las instalaciones nucleares iraníes, con prerrogativas considerablemente más importantes.

- Levantamiento de las sanciones y control -

El acuerdo, validado por el Consejo de Seguridad de la ONU el 20 de julio de 2015 con la resolución 2231, entró en vigor el 16 de enero de 2016, abriendo la vía a un levantamiento parcial de las sanciones internacionales contra Irán.

Los embargos de la ONU sobre las armas convencionales y los misiles balísticos se mantienen hasta 2020 y 2023, respectivamente.

- Retirada de Estados Unidos -

El 8 de mayo, Trump anunció que Estados Unidos se retiraba del acuerdo y que volvería a imponer sanciones contra Irán.

El 7 de agosto, se restableció la primera serie de sanciones, sobre las importaciones de materias primas así como las adquisiciones iraníes en los sectores del automóvil y de la aviación comercial.

El 5 de noviembre, siguieron las sanciones contra el sector petrolero y financiero.

- Reducción progresiva de los compromisos -

El 8 de mayo de 2019, Irán empezó a dejar de cumplir sus obligaciones, como represalia de las sanciones estadounidenses.

Tras haber superado los niveles de enriquecimiento y la cantidad de agua pesada autorizada, Irán anunció en enero de 2020 que no estaba dispuesto a cumplir ningún límite "sobre el número de centrifugadoras".

En enero de 2021, Teherán inició el proceso para producir uranio enriquecido a 20% en su fábrica subterránea de Fordo, su medida más importante en el proceso de desentenderse de los compromisos del acuerdo.

En marzo, Teherán anunció la puesta en marcha de nuevas cascadas de centrifugadoras modernizadas que permiten enriquecer el uranio más rápidamente.

Un mes después, Irán aseguró que empezó a producir uranio enriquecido al 60%, tras una explosión en una planta de Natanz, que Teherán atribuyó a Israel.

Este lunes, tras una pausa de cinco meses, las negociaciones internacionales sobre el programa nuclear iraní se reinician en Viena.

acm/all/plh/jvb/zm/es

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario