Nacional

Director de Policía explicó cómo opera el narcotráfico en Uruguay

Dividió a los grupos narcos en tres tipos y explicó su accionar. Además, informó que por el mayor poder adquisitivo bajó el consumo de pasta base y aumentó el de cocaína.

 

Aumentó el consumo de cocaína y disminuyó el de pasta base a causa del mayor poder adquisitivo de la población en general, anunció el director nacional de Policía, Julio Guarteche. Los datos fueron aportados en las jornadas sobre conductas adictivas que organizó la Academia Nacional de Medicina.

Además, el inspector retirado habló sobre el modus operandi del narcotráfico en Uruguay y la forma en que la Policía trabaja con ello. “La violencia que produce el narcotráfico no se corrige solo con represión”, afirmó.

El crecimiento progresivo del narcotráfico y de los narcotraficantes en Uruguay ha ido de la mano. Los uruguayos empezaron siendo mulas pero ahora los hay que organizan grandes cargamentos y lavado de dinero.

Guarteche clasificó tres grupos. Los dos primeros son los de tráfico, que tratan de pasar inadvertidos y sin violencia y los grupos territoriales, que necesitan ser violentos para demostrar quién manda. Así, hay áreas de Montevideo con decenas de homicidios por cada 100.000 habitantes en algunos meses, cuando el promedio nacional es de solamente ocho cada 100.000.

Estos grupos están presentes por lo menos en cuatro barrios del área metropolitana, dijo.

“Los grupos territoriales hostigan a los vecinos que no les son afines y especialmente a los policías que viven en el barrio. En algunas ocasiones hubo llamadas falsas de emergencia en algunos lugares para que después móviles policiales sean emboscados por cinco o seis individuos. Inclusive han llegado a amenazar o impedir el ingreso de ambulancias porque así lo quiere el narco que está mandando en ese lugar”, relató el jerarca policial.

Los grupos territoriales, que tienden a sustituir al Estado; dominan a menores infractores para el sicariato o usan a menores y mujeres para manifestaciones públicas contra la autoridad.

“El tercer grupo es el de asaltantes, que está integrado por individuos muy violentos, que además planifican y ejecutan rapiñas o hurtos de consideración. Corren mucho riesgo si son identificados y generalmente son objeto de venganzas dentro o fuera de las cárceles. Muchos de estos individuos se transforman en modelo de éxito para generaciones futuras”, agregó Guarteche.

Últimamente han aparecido grupos de rapiñeros y asaltantes de bocas de distribución, lo que ha provocado que todos los narcos se armen para resistir esos asaltos y las venganzas.

Foto de archivo: Drogas y armas incautadas en el Operativo Wayra.

Dejá tu comentario