AFP

Diputados británicos aprueban controvertido recorte de la ayuda al desarrollo

El primer ministro británico, Boris Johnson, superó el martes la oposición de numerosos diputados, incluidos algunos conservadores, y logró que el parlamento aprobase un controvertido recorte a la ayuda al desarrollo para compensar el impacto económico de la pandemia de coronavirus.

El primer ministro británico, Boris Johnson, superó el martes la oposición de numerosos diputados, incluidos algunos conservadores, y logró que el parlamento aprobase un controvertido recorte a la ayuda al desarrollo para compensar el impacto económico de la pandemia de coronavirus.

El ejecutivo de Johnson decidió reducir su generosa ayuda internacional del 0,7% al 0,5% del Producto Nacional Bruto (PNB) en 2021, pasando de 15.000 millones de libras (21.000 millones de dólares, 17.000 millones de euros) a 10.000 millones de libras (14.000 millones de dólares, 11.000 millones de euros).

Tras recibir un alud de críticas sobre sus repercusiones humanitarias y diplomáticas, el gobierno aseguró que el nivel de ayuda se restablecerá una vez superada la crisis y convenció a una mayoría de legisladores.

La Cámara de los Comunes aprobó por 333 votos contra 298 una declaración del ministro de Finanzas, Rishi Sunak, según la cual el objetivo se restablecerá cuando el Reino Unido ya no necesite endeudarse para financiar el gasto corriente y la deuda disminuya.

Pero la medida, que revierte un compromiso adoptado por ley en 2015, fue mal recibida por algunos conservadores, incluida la ex primera ministra Theresa May, que votaron en contra, al igual que el opositor Partido Laborista.

"Seguimos estando de acuerdo en que el Reino Unido debe destinar el 0,7% de nuestro PNB a la ayuda al desarrollo" y "la única cuestión es cuándo", afirmó Johnson en la apertura de los debates. Y recordó que la pandemia tuvo "inevitablemente consecuencias" en el gasto público.

El gobierno británico ha gastado más de 400.000 millones de libras para mitigar los efectos económicos de restricciones y confinamientos, provocando un déficit público sin precedentes.

Mantener la ayuda al desarrollo en 0,7% habría tenido, según Sunak, "consecuencias para la situación fiscal, incluidos los impuestos y los actuales planes de gasto público".

La oenegé Oxfam lamentó el martes el recorte calificándolo de "desastre para los más pobres del mundo" en un momento de gran necesidad debido a las guerras, el cambio climático y el coronavirus.

Recortar la ayuda internacional en el año en que el Reino Unido acoge la conferencia sobre el clima COP26 en Glasgow en noviembre es un "grave error estratégico que socava las posibilidades de éxito y perjudica a la presidencia británica", según el grupo de reflexión sobre el clima E3G.

Refiriéndose al presidente de dicha conferencia, Alok Sharma, el director de E3G, Nick Mabey, dijo a la AFP: "¿Cómo puede presionar (a otros países ricos) cuando nosotros estamos haciendo esto?".

bur-acc/me

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario