AFP

Desde Francia, Lula revela el papel de Brasil "en el mundo de mañana"

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva desvela en París este martes su visión sobre el papel de Brasil "en el mundo de mañana", a la espera de confirmar a inicios de 2022 si optará de nuevo a dirigir el gigante sudamericano.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva desvela en París este martes su visión sobre el papel de Brasil "en el mundo de mañana", a la espera de confirmar a inicios de 2022 si optará de nuevo a dirigir el gigante sudamericano.

"Estoy preparado, motivado y con salud" para esa posibilidad, aseguró la víspera Lula en el Parlamento Europeo en Bruselas, donde definió al actual mandatario, el ultraderechista Jair Bolsonaro, de "mala copia" de Donald Trump.

A partir de las 16H15 GMT, el ex jefe de Estado izquierdista entre 2003 y 2011 expondrá en una conferencia en la prestigiosa universidad de Sciences Po de París cómo ve el futuro de la primera economía de América Latina en el mundo.

Pero antes del discurso almorzó en un bistró del este de París con la alcaldesa de la capital y candidata socialista en la próxima elección presidencial de Francia, Anne Hidalgo, quien acogió con un abrazo y expresó su apoyo a su "amigo" Lula, un "visionario".

Sobre la conferencia, el experto Gaspard Estrada explicó a la AFP que "desde que salió de prisión, ha hablado mucho de política interna, pero no ha habido un gran discurso sobre cuál es su visión sobre el rol internacional de Brasil, si fuera candidato".

Estrada, investigador de Sciences Po, apunta a los cambios en la última década, desde la marcha de Lula del poder, como la actual rivalidad sino-estadounidense o la crisis de legitimidad internacional de Brasil actualmente.

En el punto de mira por su gestión del covid-19 y los incendios en la Amazonía, el actual mandatario brasileño siguió los pasos de su otrora par en Estados Unidos Donald Trump, con un repliegue de la escena multilateral.

"Uno de las cosas que debemos hacer primero es recuperar la credibilidad internacional", aseguró Lula en octubre, asegurando que "a los estadounidenses", "a China" y "a Francia" "les volverá a gustar Brasil".

En una entrevista reciente con Estrada para la revista "Politique internationale", abogó por "un bloque sudamericano fuerte" en un mundo multilateral, para evitar que China, Estados Unidos, la Unión Europea o Rusia "intenten imponer su dominación".

- Contactos socialdemócratas -

El jefe del Partido de los Trabajadores (PT), favorito en los sondeos, dijo el mes pasado que definirá a inicios del próximo año si lanza su candidatura a las presidenciales de octubre de 2022 contra el ultraderechista Bolsonaro

Lula puede ser candidato, ya que recuperó en marzo sus derechos políticos tras la anulación de las condenas por corrupción dictadas en su contra. Una de ellas lo llevó a la cárcel casi 18 meses, entre 2018 y 2019.

De gira en Europa, quien fuera un referente de la izquierda latinoamericana en la primera década del siglo XXI multiplica sus encuentros con líderes socialdemócratas, como Olaf Scholz, llamado a convertirse en canciller alemán.

Sin embargo, más allá de Scholz, no se anunció ningún encuentro con dirigentes de primer plano. En Bruselas, se reunió con el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, y con eurodiputados socialdemócratas.

En Francia, además del almuerzo con Hidalgo, quien en marzo de 2020 le remitió la ciudadanía de honor de la capital, debe reunirse el miércoles con el izquierdista y también presidenciable Jean-Luc Mélenchon.

Ese mismo día, antes de continuar su gira por España, la revista especializada "Politique internationale" le concederá el "Premio al Coraje Político" 2021 por "encarnar" la "esperanza" de los brasileños "decepcionados" con Bolsonaro.

La publicación destacó además "la ejemplar tenacidad" del exmandatario izquierdista "frente a las persecuciones políticas y judiciales" y su trabajo en pos de la "igualdad racial y social" durante su presidencia.

Esta revista, fundada en 1978, ya concedió en el pasado ese galardón al papa Juan Pablo II, al expresidente egipcio Anwar al Sadat y al ex jefe de Estado sudafricano Frederik De Klerk, quien contribuyó a poner fin al apartheid.

tjc/zm

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario