DeportesDarwin Núñez | Peñarol

Darwin Núñez se fue al Almería: "voy a poder comprarle la casa a mis padres en Artigas"

El jugador dejó a un lado lo deportivo y habló de la situación económica de su familia. También el club español destaca que "se dejará la piel"

Este martes partió hacia España el exdelantero de Peñarol Darwin Núñez, vendido al Almería.

Desde el Aeropuerto de Carrasco, el futbolista dejó a un lado el deporte para hablar de cómo el pase va a impactar en su vida personal y la de su familia: " Con este pase le voy a poder comprar la casa a mis padres en Artigas", declaró en rueda de prensa.

"Mis padres se sacrificaron por mi, mi madre juntaba botellas en la calle y mi padre trabajaba todo el día en la construcción", dijo Núñez, visiblemente emocionado.

El jugador explicó que el pase de hizo porque había una buena oferta para el club, pero también porque él hizo una gestión con el presidente del club.

"Llamé a Barrera y me entendió lo que le dije. Yo le explique que quiero ayudar a mi familia en lo económico. Por suerte me dio para adelante", afirmó.

"Algún día quiero volver a Peñarol porque es el club de mi vida", dijo.

La promesa de una mejor vida para la familia formada por Bibiano Núñez y Silvia Ribeiro, estuvo en el candelero en las últimas horas.

Silvia, la madre del deportista, habló en 100% Deporte, en Radio Sport 890: "Darwin nos dice que se quiere ir para que nosotros tengamos una vida mejor, yo le digo que lo tiene que hacer por él" .

Antes de los Juegos Panamericanos, el diario El Observador contó la historia de Darwin, quiem creció en el asentamiento El Pirata, en una zona inundable sobre el río Cuareim.

En 2013, "El Chueco" Perdomo -una gloria de Peñarol, DT de juveniles- lo descubrió en una cancha de Artigas. En ese entonces tenía 14 años.

Lo trajo a Montevideo, pero al cabo de un tiempo se volvió a Artigas. Recién un año después regresó para quedarse. El entonces coordinador de juveniles, Juan Ahuntchaín le confirmó que sería reclutado para quinta división.

Su hermano Junior también estaba en Peñarol. Pensaron que tal vez podrían jugar juntos algún día. Sin embargo, una serie de problemas familiares terminaron generando una disyuntiva a los Núñez.

Finalmente Junio decidió volver y dejar a su hermano en Montevideo: "vos tenés más condiciones que yo", le dijo.

En 2015, con 16 años, fue citado por primera vez para integrar el plantel de primera división. En ese entonces le pidió a su representante "El Chino" Lasalvia para traer a sus padres a Montevideo. Así dejó la pensión de juveniles aurinegra para armar su primera casa.

Estando entre cuarta y tercera se rompió los ligamentos cruzados. La recuperación costó más de un año. "Estuve a punto de volver a Artigas. Tenía que dedicarme a las 8 horas".

Finalmente no lo hizo. Tampoco cedieron las dificultades. La primera operación le permitió volver a la cancha, pero el dolor no cedía. Jugaba apretando los dientes. El entonces entrenador Fernando Curuchet contaba con él. No quería decepcionarlo.

Sin embargo, no se sentía preparado para probar suerte en primera.

Entre 2017 y 2018 volvió al quirófano dos veces. Esta vez lo operaron de la rótula. Buscaban una recuperación absoluta.

Volvió a Peñarol y finalmente comenzó a alternar en primera. Pero la pelota no entraba. Las críticas en las redes sociales lo bajoneaban, no sabía cómo revertir el momento.

Tuvo la suerte de ser citado a la sub-20 y allí comenzó las sesiones con Axel, el psicólogo del Complejo Celeste.

Las cosas empezaron a mejorar. Guardó el celular para sus charlas con la familia y se dedicó a entrenar.

Los resultados comenzaron a verse en 2019. Su rendimiento explotó en Peñarol y lo confirmó en la selección Sub-23 en una extraordinaria sociedad con Leo Fernández.

Darwin empezó a tener visibilidad internacional por su buen físico, su zancada, sus condiciones técnicas.

Un compañero en Peñarol, un referente, "Ell Mota" Gargano, ya le veía destino europeo. "Tiene cosas de Cavani", le dijo a suplemento deportivo Ovación.

Esas mismas condiciones las vio el jeque Turki Al-Sheikh, presidente de Almerìa, quien sacó la billetera decidido a llevárselo antes que su cotización suba.

En su cuenta de Twitter, el club español también destaca la historia personal de Darwin y el especial incentivo que le abre el fútbol europeo.

Embed

El pase dejará 4.5 millones de dólares para el club.

En la vispera, la directiva de Peñarol aprobó la transacción por votación dividida .

Dejá tu comentario