Nacional

Damasco reconoció el ilícito y no quiso decir el motivo

En su declaración ante el juez Díaz, Damasco reconoció la irregularidad y eximió a los actuarios de responsabilidades.

 

Fuentes judiciales aseguraron a Subrayado que se la vio "entera" cuando declaró, y conversó con los funcionarios judiciales. La ex magistrada no quiso, en su declaración, esgrimir los motivos por los cuales realizó estas maniobras.

De acuerdo al auto de procesamiento, los ilícitos comenzaron el 4 de diciembre de 2003, en oportunidad de un allanamiento en una casa de la zona del Hipódromo. En esa instancia, fueron detenidas dos personas, una mujer y un hombre, y se incautó 4.000 euros y 313 dólares.

Los indagados fueron procesados por proxenetismo en reiteración real con un delito de falsificación de pasaporte. A partir de ese momento, comenzaron los ilícitos de Damasco hasta totalizar maniobras por 55.000 dólares.

El auto de procesamiento del Juzgado Letrado de 1° Instancia Penal Especializado en Crimen Organizado de 2° Turno solicita que "Anabella Elizabeth Damasco Solari sea enjuiciada por la autoría de siete delitos de peculado en reiteración real".

Allí se recuerda que "el artículo 153 del Código Penal reza que el funcionario público que se apropiare el dinero o cosas muebles, de que se estuviere en posesión por razón de su cargo, pertenecientes al Estado, o a los particulares, en beneficio propio o ajeno, ser castigado con un año de prisión a seis de penitenciería y con inhabilitación especial de dos a seis años".

En la hipótesis de autos, la indagada, en siete oportunidades, precedida de diferente resolución criminal, se apoderó de dinero en efectivo incautado en diferentes expedientes en los que intervino como magistrada. En tres oportunidades recibió dinero de la autoridad administrativa en mano propia y no los depositó en el Banco República bajo el rubro de autos y a la orden de la sede, ni en el cofre de seguridad del juzgado. Y en cuatro oportunidades libró oficios al Banco República para que la mencionada institución financiera le entregara dinero que se encontraba allí depositada, a la orden de la sede y bajo el rubro de autos.

En conclusión, además de que no ha podido justificar debidamente el destino del dinero, no parece lógico ni razonable que un magistrado de la trayectoria de la indicada, libre una orden de pago sin que nadie se lo solicite en el mismo, sin dictar ninguna providencia que lo ordene, a su nombre, sin dejar ninguna constancia en autos y luego se traslade el Brou y lo cobre.

El auto de procesamiento sostiene que "la fiscal pidió que se tipifique también el delito de estafa, por el retiro efectuado el día 15 de junio de 2006, en tanto no ha quedado probado que la indiciada ya no era la titular de Penal 14°, se optará por imputar un reato de peculado hasta tanto se demuestre lo contrario". 

 

- Vea el auto de procesamiento 

Dejá tu comentario