Nacional

Crónica de un secuestro fallido en Maroñas

"En esta noche de lluvia vamos a matar a tu hijo", dijeron los secuestradores al comerciante Néstor Paipos, y le pidieron 500.000 pesos. Vea la crónica de Subrayado

El pasado fin de semana fue particularmente agitado para los Paipos, uno de cuyos hijos, de 17 años, fue secuestrado a pocas cuadras de la casa y el negocio familiar.

El muchacho se encontraba con un primo y varios amigos en la esquina de Capitán Tula y Rafael.

Media hora después se comunicaron con su padre.

Usaron una frase propia de un folletín: "En esta noche lluviosa si no me das $ 500.000, vamos a matar a tu hijo".

En estos términos se dirigieron los captores del joven de 17 años con Néstor Paipos, padre del adolescente.

Eran las 9 y media de la noche.

"Ni bien me tiraron la cifra les dije que estaban locos, que no teníamos esa cantidad", sostuvo Paipos.

Después de varios llamados, acordaron el pago de $ 200.000, y luego coordinar un lugar de intercambio.


Se pusieron de acuerdo en una esquina y la hora: 0.30.

Pero, otra vez, los secuestradores demostraron haber visto bastante cine de suspenso.

Cuando los familiares iban camino al lugar, los delincuenets volvieron a llamar; habían decidido que el intercambio fuera en otro lugar.

Próximo a las dos de la mañana, el joven fue devuelto sano y salvo a su padre, quien finalmente no entregó la bolsa con el dinero.

Al parecer hay buen patrullaje en la zona. Esto salvó a los Paipos de pagar el rescate.

"Cuando llegamos al lugar me mandan a mi hijo escoltado, de lejos por un par de personas. Quedamos en que iban a venir a buscar la bolsa, pero justo se cruzó un patrullero de la seccional, que no tenía nada que ver con nosotros, entonces los dos que venían atrás salieron corriendo, yo agarré a mi hijo y lo subí a la camioneta", contó Paipos al diario El País.

Pero minutos después delreencuentro llegó un niño de unos 11 años a reclamar el dinero.

 "Ahí comenzó el operativo y agarraron a unos cuantos que no tenían nada que ver", dijo.

La actuación policial, según el padre del joven, merece ser destacada. "El procedimiento fue muy correcto y los funcionarios, tanto de Delitos Complejos como los de la Seccional 16ª, se comportaron muy bien. Tuvieron agallas", sostuvo.

No obstante los captores intimaron a Paipos a no llamar a la Policía. "Yo hice todo por el lado de la ley. Hice lo que entendí que tenía que hacer", dijo.

El hombre, propietario de una distribuidora de materias primas ubicada a metros del estadio de Danubio, dijo que los captores conocían su situación, aunque no tan al detalle.

"Sabían que tenemos tres camiones, sabían que yo soy el dueño del local, pero si realmente hubieran conocido mi situación no me hubieran pedido medio millón de pesos", manifestó el empresario.

Sostuvo que su hijo está bien. "Los captores lo trataron correctamente y él bancó lo más bien. Yo me preocupaba porque estuviera bien, si no, no había transa", dijo.

La Policía continúa buscando a los responsables del hecho y que hay pistas firmes para atraparlos.

se sabe que un conocido aportó datos cruciales para que los delincuentes lograran dar con el hijo de este empresario.

Varios detenidos en estos últimos días fueron liberados por no poder comprobarse su participación en este caso. Trabajan en el mismo efectivos de Delitos Complejos.

"Perdieron bien", dijo el hombre de negocios. "No deberían tener ningún resentimiento", concluyó.

Dejá tu comentario