AFP

Consejo de Derechos Humanos de la ONU pide "la vuelta inmediata" del gobierno civil en Sudán

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU pidió el viernes la "vuelta inmediata" del gobierno civil al poder, después del golpe del 25 de octubre, que llevó al ejército a controlar el país, limitando los derechos humanos.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU pidió el viernes la "vuelta inmediata" del gobierno civil al poder, después del golpe del 25 de octubre, que llevó al ejército a controlar el país, limitando los derechos humanos.

La resolución, adoptada por consenso, condena igualmente "la detención injusta" del primer ministro Abdallah Hamdok, así como los otros responsables del gobierno, y pide que los militares "pongan inmediatamente en libertad (...) a todos los individuos detenidos ilegalmente y arbitrariamente".

Muchos países respondieron a la denuncia del embajador británico en Ginebra, Simon Manley, que habló del "deterioro dramático de la situación de derechos humanos" desde el golpe.

"El pueblo sudanés se levantó pacíficamente contra el golpe de Estado, por lo que la comunidad internacional les envía un sólido mensaje de apoyo y se compromete a través del consenso de esta resolución a vigilar la vuelta al estado de derecho, el respeto de los derechos humanos y a la reinstauración del gobierno de transición", señaló el embajador de Francia en Ginebra, Jerome Bonnafont.

Convocada de urgencia para examinar el proyecto de resolución presentado por Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y Noruega, la más alta instancia de la ONU en materia de derechos humanos pide a Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, nombrar a un experto para vigilar el respeto de los derechos humanos en el país.

A su vez, Bachelet afirmó el miércoles que el golpe del 25 de octubre en Sudán es "profundamente preocupante".

Como destacó Bachelet durante la reunión en Ginebra del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el golpe "traiciona a la valiente e inspiradora revolución de 2019".

Denunció además una serie de violaciones de derechos humanos como los disparos con fuego real contra manifestantes que dejaron 13 muertos y más de 300 heridos (según Bachelet) y el corte de internet tras el golpe, lo que dejó a la población sin información.

Rusia se mostró "preocupada por el empeoramiento de la situación en el país" y considera "importante evitar una escalada".

Pero el representante de Moscú afirmó que la sesión extraordinaria era "una injerencia inaceptable" en los asuntos internos de un país. China y Venezuela compartían este punto de vista y, junto con Rusia, fueron los únicos que publicamente no respaldaron el consenso adoptado.

El adjunto del representante permanente de Sudán en Ginebra, Osman Abu Fatima Adam Mohammed, afirmó en un mensaje difundido esta semana que habla en nombre del país, tomando el lugar del embajador, Abi Talib Abdelrahman Mahmoud.

Aunque según las reglas de la ONU, Mahmoud sigue siendo el representante oficial.

Mientras tanto, la situación en Sudán cambia rápidamente ante los esfuerzos internacionales para poner en marcha una transición democrática.

El jefe del Ejército, el general Abdel Fattah al Burhan, ordenó la liberación el jueves de cuatro ministros que habían sido detenidos el día del golpe.

nl/vog/cl/grp/eg

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario