Nacional

Con ametralladoras y vestidos de policía coparon estancia rural

Eran ocho individuos, armados hasta los dientes. Mostraron gran violencia. La policía maneja varias hipótesis pero llama la atención el modus operandis.

 

Una moderna finca rural, ubicada a unos 40 kilómetros de Carmelo y a 100 kilómetros de Mercedes, sobre la ruta 12, fue copada por ocho individuos que utilizaron armas de grueso calibre y uniformes policiales para reducir a sus víctimas. Uno de ellos tenía acento portugués, según dijeron los testigos a la policía.

De acuerdo al relevamiento primario, se llevaron unos 30.000 dólares, 400.000 pesos uruguayos, alhajas, computadoras, y armas de fuego, tras reducir violentamente al matrimonio dueño de casa (una pareja de adultos mayores) y a una empleada. Los delincuentes se hicieron pasar por efectivos de la seccional de la zona, con asiento en Carmelo.

“Tenían armas de grueso calibre, ametralladoras, pistolas con silenciador, y eran muy violentos”, contó a Subrayado un familiar de una de las víctimas. “Se llevaron todo, obligaron a entregar toda la casa, los obligaron a abrir la caja fuerte”, dijo.

Los moradores fueron golpeados, maniatados y durante una hora y media se dedicaron a desvalijaron la casa. Los golpes propinados a las víctimas fueron tales que la mujer dueña de casa fue ingresada a un centro asistencial con una fractura en una pierna debido a la gravedad de los golpes. El hombre también fue golpeado severamente. Cuando se retiraban del lugar, uno de ellos repitió varias veces que debían ejecutar a las víctimas para que no quedaran testigos. 

La Policía cree que los delincuientes conocían el lugar, además del movimiento de este establecimiento rural.

Dejá tu comentario