PolicialesCasavalle

Cinco "Chingas" a prisión por tres homicidios y una extorsión

Uno de los encarcelados es Jairo Sosa, hijo de la líder de la banda que ya está en prisión. Jairo es quien amenazó a Gustavo Leal.

Cinco delincuentes vinculados a la banda de “los Chingas” de Casavalle fueron enviados a prisión este jueves por tres homicidios y un delito de extorsión.

Jairo Sosa fue encarcelado de forma preventiva por 180 días acusado de un homicidio ocurrido en el barrio hace una semana en medio de un enfrentamiento con una banda rival de delincuentes.

Jairo es el hijo de Mónica Sosa, la líder de “los Chingas”, que ya está en prisión por varios delitos de extorsión, usurpación de viviendas y robo de energía y agua en Los Palomares.

Es el mismo que además amenazó de muerte a Gustavo Leal, director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior.

La investigación por esta amenaza continúa y puede sumarse al procesamiento por homicidio.

Jairo Sosa ya tiene en su haber otro homicidio, el de su abuelo, por el que fue procesado pero tras ser declarado inimputable pasó un mes en el Hospital Vilardebó y luego quedó libre.

DOBLE HOMICIDIO

Otros dos delincuentes vinculados a “los Chingas” fueron enviados a prisión este jueves, también por 180 días, como responsables de un doble homicidio ocurrido a principios de agosto en Casavalle.

Se trata de dos hermanos que “trabajan” para “los Chingas”: Gregori Martínez Martínez (alias “el pelado”) y Alexis Martínez Martínez (alias “farrapo”).

Las víctimas se enfrentaron a los hermanos Martínez porque estos habían asaltado a una funcionaria del Ministerio de Desarrollo Social en Casavalle.

Ambos casos, este doble homicidio y el asesinato perpetrado por Jairo Sosa, fueron investigados por el fiscal Juan Gómez.

EXTORSIÓN

Además, Sofía Sosa (sobrina de la líder de “los Chingas”) fue enviada a prisión por un delito de extorsión. En este caso la prisión preventiva es por 120 días.

Ella y su pareja -un hombre que ya estaba preso- amenazaron a los padres de otro recluso con matarlo si no le daban 20.000 pesos.

Los padres del recluso accedieron a pagar 1.000 pesos e hicieron la denuncia. En el medio, el novio de Sofía Sosa, desde la cárcel, amenazó con matar a la hija menor del matrimonio si no le giraban al menos 5.000 pesos más.

La Policía detuvo a la mujer con el comprobante del retiro de los 1.000 pesos y presentó el caso ante la Fiscalía con las pruebas.

Dejá tu comentario