AFP

Cierre de fronteras deja sin empleo a recolectores de fruta en Afganistán

La festiva temporada de granadas comenzó en Afganistán, pero este año miles de toneladas de la jugosa fruta roja corren el peligro de podrirse en los camiones bloqueados en la frontera con Pakistán, dejando sin empleo a miles de trabajadores agrícolas.

La festiva temporada de granadas comenzó en Afganistán, pero este año miles de toneladas de la jugosa fruta roja corren el peligro de podrirse en los camiones bloqueados en la frontera con Pakistán, dejando sin empleo a miles de trabajadores agrícolas.

La fruta de semillas rojas ácidas es reconocida por sus beneficios de salud, y es uno de los principales cultivos en el sur de Afganistán.

Pero las granadas se maduran mientras Afganistán continúa envuelto en una maraña de crisis que se han propagado desde que los talibanes tomaron el poder en agosto.

"Tenemos 15.000 trabajadores agrícolas en esta región que han sido despedidos porque el comercio está paralizado y la fruta se está pudriendo", comentó a AFP Haji Nani Agha, director del Sindicato de Fruta Fresca de Kandahar, en el sur del país.

A la sombra de los arbustos de granada hay sacos y cajas de fruta que los trabajadores suben a camiones que partirán al puesto fronterizo de Spin Boldak, con Pakistán. Pero su viaje se interrumpe en ese punto.

Islamabad eliminó los impuestos de venta sobre la fruta importada para fomentar el comercio con el país vecino, pero también endureció los controles sobre el ingreso de afganos para evitar entradas ilegales.

La situación provocó una disputa entre las autoridades paquistaníes y los nuevos gobernantes en Kabul, que a menudo cierran la frontera en protesta.

Exportadores que esperan vender sus bienes se encuentran atrapados durante días y hasta semanas en el calor abrasador.

"Es una catástrofe para todo Afganistán porque todo el comercio afgano pasa por esa frontera", reclamó Agha.

Normalmente se exportan anualmente entre 40.000 y 50.000 toneladas de fruta por la frontera con Pakistán, así como a India y los países del Golfo.

Pero hasta ahora solo 4.490 toneladas han salido del país, según Abdul Baqi Beena, de la Cámara de Comercio de Kandahar.

"Estos productos esperan ser vendidos, pero entre más se atrasa, más se deteriora su calidad y su precio decae", explicó.

Desde antes del ascenso talibán, el sector agrícola afgano fue duramente golpeado por una sequía y los combates en varias provincias.

El anterior gobierno afgano, apoyado por Occidente, intentó convencer a los agricultores de dejar de cultivar amapola para la producción ilegal de opio y dedicarse en su lugar a la fruta, como las granadas.

str-sjd/dar/nl/rbu/qan/mas/dbh

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario