AFP

Cientos de migrantes tratan de cruzar nuevamente la frontera desde Bielorrusia

Cientos de migrantes trataron de cruzar nuevamente la frontera desde Bielorrusia, informaron las autoridades polacas este viernes, en tanto el presidente bielorruso indicó que era "absolutamente posible" que sus soldados hubieran ayudado a los migrantes a entrar en la UE, aunque negó haberlos invitado a su país.

Cientos de migrantes trataron de cruzar nuevamente la frontera desde Bielorrusia, informaron las autoridades polacas este viernes, en tanto el presidente bielorruso indicó que era "absolutamente posible" que sus soldados hubieran ayudado a los migrantes a entrar en la UE, aunque negó haberlos invitado a su país.

La UE acusa a Bielorrusia de alentar la crisis en reacción a las sanciones impuestas a su régimen tras la violenta represión de las manifestaciones opositoras de 2020. Por su parte, Minsk rechaza las acusaciones y critica a la UE por no acoger a los migrantes.

"Somos eslavos. Tenemos corazón. Nuestras tropas saben que los migrantes van a Alemania [...] Tal vez alguien los ayudó", declaró el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, en una entrevista en la BBC. "Pero yo no les he invitado a venir aquí", añadió.

Según los guardias fronterizos polacos, hubo dos grupos que trataron de cruzar la frontera y entrar en Polonia y por tanto en la Unión Europea (UE). El más importante estaba compuesto por 500 personas, algunas de las cuales lanzaron piedras y gases lacrimógenos.

Los guardias fronterizos polacos detuvieron a 45 migrantes y les ordenaron abandonar el país.

Según la agencia estatal bielorrusa Belta, 2.000 migrantes que llevaban días en un campamento improvisado en la frontera en condiciones humanitarias lamentables, pasaron por primera vez la noche del jueves al viernes en un centro de acogida.

En su cuenta de Telegram, la agencia publicó fotos de migrantes durmiendo en sacos de dormir en el suelo de un hangar.

Paralelamente, 431 migrantes fueron repatriados a Irak el jueves por la noche. La mayoría llegó a Erbil, en el Kurdistán iraquí, y a Bagdad, la capital.

Según el Kremlin, Lukashenko y su principal aliado, el presidente ruso Vladimir Putin, hablaron por teléfono este viernes y destacaron "la importancia de que se instaure una cooperación entre Minsk y la Unión Europea".

Ucrania, que tiene frontera tanto con Bielorrusia como con Polonia, declaró que se está "preparando" por si la crisis deriva hacia su territorio.

"No excluimos la posibilidad de que Rusia decida enviar intencionadamente un gran número de inmigrantes ilegales a nuestro territorio a través de Bielorrusia", aseguró el ministro de Interior ucraniano, Denys Monastyrsky.

Según dijo, la situación en la frontera ucraniana está bajo control pero advirtió que si los migrantes intentaban cruzarla, serían repelidos con todos los medios necesarios, incluyendo armas de fuego.

- "Relatos espantosos" -

La comisaria para los derechos humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, afirmó que la situación humanitaria en la frontera es "alarmante" y exigió que Polonia deje de rechazar a los migrantes.

"He escuchado unos relatos espantosos de sufrimiento extremo y personas desesperadas [...] que han pasado semanas, o incluso meses, en unas condiciones sórdidas y extremas en bosques fríos y húmedos, por culpa de esas expulsiones" declaró. "Todas las expulsiones deben cesar inmediatamente".

Además, pidió a Polonia que deje que los activistas por los derechos humanos y a la prensa tengan un "acceso inmediato y sin trabas a todas las zonas de la frontera".

Bielorrusia aseguró el jueves que todavía había 7.000 migrantes en su territorio y propuso repatriar a 5.000 de ellos a sus países de origen.

Según su presidencia, la canciller alemana Angela Merkel iba a negociar con la Unión Europea un "corredor humanitario" para llevar a los otros 2.000 a Alemania. Una afirmación desmentida a la AFP por una fuente gubernamental en Berlín.

- Intentos de cruce "más agresivos" -

Pese a estas repatriaciones, Polonia sigue alertando de la presión migratoria en sus fronteras.

Según la portavoz de los guardias fronterizos polacos, Anna Michalska, cuatro soldados resultaron levemente heridos cuando los migrantes intentaban cruzar la frontera, y explicó que, aunque actualmente hay menos intentos que el mes pasado, estos se han vuelto "más agresivos".

El viernes, el ministro polaco de Defensa, Mariusz Blaszczak, tuiteó que Varsovia está "feliz de aceptar la propuesta de Estonia" de enviar a 100 soldados a la frontera.

Tanto la Unión Europea como Estados Unidos anunciaron nuevas sanciones contra el régimen bielorruso esta semana.

"Sus esfuerzos para usar la migración como arma tienen que parar", declaró por su parte el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken. "Está cometiendo una terrible injusticia con estas personas a las que ha victimizado convirtiéndolas en peones", lamentó.

bur-dt/mas/gw/sag-jvb/meb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario