InternacionalesCaso María

Caso María en España: podían sacarle la tenencia a la madre

Familiares denuncian violación de los derechos de la pequeña y esperan por sentencia de justicia española que obligaría a dársela al padre, a quien la niña se niega a ver.

Familiares de la niña protagonista del caso llamado “María no se va”, denuncian la violación de los derechos de la pequeña y esperan por una sentencia de la justicia española que podría quitarle la tenencia a la madre y dársela al padre, a quien la niña se niega a ver.

A un año de la restitución a España, se continuó con las acciones judiciales en aquel país. La última audiencia fue el pasado martes 24 de setiembre. La familia de la pequeña, que hoy tiene siete años, denuncian que el abordaje fue parcial y que se no se tomaron en cuenta los informes técnicos de la justicia uruguaya.

Al otro día de la mencionada audiencia, la defensa del padre de la niña, elevó un pedido al juzgado competente solicitando vigilancia policial de 24 horas para la madre y la hija, con el objetivo de salvaguardar su integridad física.

También se solicita no permitirles salir de la Comunidad autónoma de Cataluña por el riesgo de fuga.

CONTEXTO CASO

El Caso

María y su hija de 3 años llegaron a Uruguay en marzo de 2016, desde donde la mujer acusó al padre de la pequeña de abuso sexual y violencia doméstica.

Según el relato de la madre, en el avión, la niña comenzó a hacer unos dibujos que le llamaron la atención, por lo que al llegar a Montevideo la llevó a ver a una psicóloga y radicó la denuncia.

Según la justicia uruguaya esas acusaciones no se pudieron probar entre otras cosas por que no se le pudo hacer una pericia al padre como pedía la defensa.

Organizaciones de los derechos de niños y mujeres afirman que los informes realizados por peritos llegaron a un diagnóstico contundente en violencia de género pero no pudo profundizar en abuso sexual porque la niña se descomponía cada vez que se hablaba de padre.

El padre inició desde España un juicio de restitución internacional que llevó dos años, en los que madre e hija rehicieron su vida en Uruguay. En junio de 2018 la niña, ya con seis años, debió volver a España, pero con medidas cautelares pedidas por la justicia uruguaya.

La justicia española dejó sin efectos restricciones de acercamiento e inició un proceso de restitución del vínculo con el padre a través de 10 encuentros controlados con profesionales.

La niña concurrió a todos menos uno por enfermedad. Sin embargo, no accedió a ver a su padre en ninguna instancia y se descompuso al punto de ser derivada a centros asistenciales.

A principios de setiembre, la justicia española determinó que no se podía probar el abuso del padre hacia la niña y por lo tanto no se pudo determinar “la presencia o ausencia de la situación abusiva denunciada”.

La defensa del hombre argumentan que la niña tiene síndrome de alienación parental provocado por la madre.

Aún se espera por la sentencia, que podría obligar a la niña a vivir con su padre en contra de su voluntad, dándole la tenencia a él y dejando a la madre con un régimen de visitas pautadas.

Dejá tu comentario