Nacional

Carlos Maggi, "el pibe", en el recuerdo de su entrañable amigo Rosencof

Falleció este viernes, a sus 92 años, y así lo recuerda su compañero de toda la vida. Será velado este sábado en el Palacio Legislativo.

"Estamos de acuerdo hasta en las diferencias". Así se despidieron más de una vez, cuando cortaban el teléfono o terminaban una discusión. Mauricio Rosencof y Carlos Maggi eran amigos "desde el principio de los tiempos" y este viernes, "el ruso" debió despedir a "el pibe". Subrayado conversó con él, para conocer un poco más al escritor, ensayista, novelista, abogado y dramaturgo.

La noticia de la muerte de Maggi fue comunicada en la mañana de este viernes, en el programa En Perspectiva, por Emiliano Cotelo. El escritor sufrió un infarto en la madrugada. Fue velado este viernes en la empresa Forestier Pose (Nueva Palmira y Cufré) y este sábado, de 9 a 12, lo velarán en el Salón de los Pasos Perdidos, del Palacio Legislativo.

Maggi fue integrante de la llamada Generación del 45, una de las corrientes de pensamiento más influyentes del Uruguay en la segunda mitad del siglo XX. En ese grupo destacaron, entre otros, los críticos Emir Rodríguez Monegal, Homero Alsina Thevenet y Ángel Rama, el político y escritor Manuel Flores Mora, y los poetas Líber Falco e Idea Vilariño. En el programa Boliches, que conduce Marcelo Fernández, Maggi recordó a sus colegas y amigos de aquellos años.

Sus amigos lo apodaban "El Pibe" por su enorme vitalidad y amplitud de intereses. En una entrevista publicada en Brecha cuenta cómo era su relación con algunos de los nombres más importantes de la intelectualidad uruguaya.

Maggi nació el 5 de agosto de 1922 y fue un reconocido militante batllista, aunque nunca quiso integrarse a la política de forma activa.

Su obra en los distintos géneros es muy numerosa. Varias de sus piezas teatrales recibieron el premio a la mejor obra del año: La trastienda (1958), La Biblioteca (1959), La noche de los ángeles inciertos (1960), El patio de la torcaza (1967), Frutos (1985), El patio de la torcaza (segunda versión, 1986) y Un cuervo en la madrugada (1989). Además es autor de las obras teatrales Mascarada, Esperando a Rodó, Las llamadas, Con el uno, Ladislao y Amor y boda de Jorge con Georgina, entre otras. En 2002 reapareció como dramaturgo con la versión libre de Media por media, de William Shakespeare. Escribió y dirigió el cortometraje La raya amarilla, Gran Premio del Festival Internacional de Bruselas (1964).

Ha publicado varios ensayos El Uruguay y su gente (1963), Gardel, Onetti y algo más (1964), Los militares, la televisión y otras razones de uso interno (1986), El Uruguay de la tabla rasa (1992), Manual para doblar melancólicos (1993), Los uruguayos y la bicicleta (1995), La República desoriental (1996), La reforma inevitable (1994), El fin de la discusión (2002)
También ha publicado varios libros de humor, por ejemplo: Polvo enamorado (1951), Cuentos de humoramor (1967), Obras festivas y satíricas (1993).

Asimismo, ha incursionado en temas históricos: Invención de Montevideo (1968), Artigas y su hijo el caciquillo (1991), Artigas y el lejano norte (1999), etc. En 2000 publicó la novela La guerra del Baltar. En el 2009 se editó. El mejor teatro de Carlos Maggi, en el 2011, 1611-2011 Mutaciones y aggiornamentos en la economía y cultura del Uruguay y en 2014 El libro de Artigas.

En 2002, la Cámara Uruguaya del Libro lo premió con el Bartolomé Hidalgo a la trayectoria. Como abogado consultor del Banco Central del Uruguay —destituido por la dictadura— redactó su primera Carta Orgánica en 1967. En 1985 integró el Consejo Directivo del SODRE y dirigió el Canal 5, durante 42 días. Fue columnista de Acción (1949-1954), de Marcha (1944-1946 y 1959-1961), de 20/21(1990). Desde hace años escribía en El País y participó en el programa “En Perspectiva”.

Dejá tu comentario