Internacionales

Cancillería: no hay condiciones para otorgar asilo a brasileños

Los tres activistas contra el Mundial que pidieron asilo se fueron del Consulado uruguayo en Río de Janeiro. Fuentes dijeron que no hay condiciones para otorgarlo.

 

Tres manifestantes brasileños, acusados de practicar "violencia" en las manifestaciones anticopa en Rio de Janeiro, se refugiaron en el Consulado de Uruguay y pidieron asilo, informó este lunes la prensa brasileña. Ellos son Eloísa Samy, una abogada que asesoraba a los manifestantes, y los jóvenes Davi Paixao y Camila Nascimento, indicó el diario O Globo.

Fuentes de la Cancillería uruguaya dijeron a Subrayado que "no está dada ninguna condición para otorgar asilo". Además, explicaron que esto no significa que Uruguay niegue el asilo, ya que para ello sería necesario que se dieran las condiciones para solicitarlo y en este caso no es así.

Pasadas las 18.00 horas, los activistas dejaron el Consulado, informaron las fuentes. 

Según O Globo, más temprano la Policía de Río intentó entrar en el consulado pero fueron expulsados por el personal diplomático y se quedaron en la puerta esperando para cumplir con el arresto ordenado. Además, varios manifestantes llegaron al lugar para dar su apoyo a los tres activistas.

La justicia de Rio de Janeiro ordenó el viernes la prisión de 23 personas por "practicar actos violentos" durante las protestas contra el Mundial, incluida Samy, que según la fiscalía organizó reuniones en su casa para planificar actos violentos, y hoy está prófuga junto a otras 17 personas.

En un video publicado en las redes sociales, Samy dijo que era una "perseguida política" y que era "criminalizada" por su "actuación en la defensa de los derechos a manifestarse".

"Que al menos esto sirva para llamar la atención internacional en relación a la criminalización que los abogados militantes están sufriendo solamente por ejercer su función constitucional", dijo a O Globo, Lucas Sada, del Instituto de Defensores de los Derechos Humanos (IDDH).

AFP

Foto: Manifestación contra el Mundial. Archivo AFP

Dejá tu comentario