Nacional

Bebé prematuro quedó en medio de rencillas entre Asse y gremio

Un bebé recién nacido, con riesgo de vida, que necesitaba internación en CTI, fue rehén del conflicto entre los enfermeros del Pereira Rossell con la Dirección y Asse.

 

El gremio de funcionarios de Asse (Afasse) emitió este lunes un duro comunicado contra la Dirección del Hospital Pereira Rossell, donde se da cuenta de una compleja situación asistencial que se dio en relación al nacimiento de un bebé "prematuro extremo".

El gremio denuncia la "actitud irresponsable" asumida por la Dirección del Hospital Pereira Rossell. Señala que en la noche del 25 de marzo, se ordenó que un bebé recién nacido, “prematuro extremo”, fuera trasladado al Servicio de Recién Nacidos (RN).

Según el comunicado de Afasse, el bebé era atendido en el Centro Coordinador del Cerro y necesitaba de manera urgente la internación de CTI.

"Comunicado el coordinador de CTI Eduardo Sosa a la hora 3 AM, con la guardia médica del servicio de RN (Recién Nacido), se le comunica que se debía trasladar a CTI externo (privado), ya que el servicio (del Pereira Rossell) no contaba con personal de enfermería necesario para la correcta atención", sostiene el comunicado.

Sin embargo, se relata que sobre las 5 de la madrugada arribó al hospital la ambulancia N° 105 con el bebé, sin aviso previo y en estado "inestable", con alto riesgo de vida. "Valorada la situación se decide su atención inmediata, pese a la medida de no recibir pacientes si no se cuenta con la dotación necesaria dispuesta por la normativa que rige a los CTI".

Según los funcionarios, "la irresponsable decisión, no solo es violatoria del decreto correspondiente, sino que principalmente expone a riesgos innecesarios, tanto al paciente como al personal de salud (médicos y enfermeros), en aplicación de una forma equivocada de concebir la atención; donde no importa el cómo se atiende, sino que aparente ser atendido".

 

ANTECEDENTES. Los trabajadores de Asse que desempeñan tareas en el CTI del Pereira Rossell decidieron comenzar a trabajar "a reglamento" a mediados de marzo en el marco de reclamos salariales.

En ese sentido, los bebés que se encuentran en el CTI son asistidos con normalidad, pero ya en aquella oportunidad adelantaron que cumplirían a cabalidad con lo que indican los protocolos de atención. Según las normas, debe haber un enfermero para cada dos bebés internados en CTI.

Dejá tu comentario