Internacionales Cambio climático | ola de calor

Australia despliega militares y anunció ayuda de U$S 1.400 millones por incendio devastador

El gobierno australiano anunció que ayudará a todas las personas que sufrieron pérdidas totales. En el Sur hay más de 1.500 viviendas destruidas.

La situación en Australia es desesperante y el gobierno desplegó este lunes reservistas del ejército en las zonas devastadas por los incendios forestales en tres estados. Además anunció fondos por 1.400 millones de dólares en ayuda a quienes sufrieron pérdidas.

Los reservistas del ejército fueron instruidos para ayudar a los equipos de emergencia a evaluar los daños, restablecer la electricidad y distribuir ayuda en las zonas damnificadas; solo en Nueva Gales del Sur hay 130 incendios activos.

El fuego arrasó ocho millones de hectáreas desde que comenzó en septiembre. Esto es equivalente a casi la mitad del territorio de Uruguay.

Hasta ahora, 24 personas han muerto y dos están desaparecidas en Nueva Gales del Sur y más de 1.500 viviendas han sido destruidas.

Las autoridades advierten además mayores riesgos para los próximos días, cuando se avecina una nueva ola de calor.

Australia está acostumbrada a los incendios forestales durante el verano, pero este año llegaron antes de lo habitual y son muy violentos debido a una sequía prolongada. Los científicos lo adjudican a las consecuencias del calentamiento global.

Las dificultades para combatir el fuego han alimentado, además, el malestar de la población con el gobierno conservador de Scott Morrison, acusado de privilegiar el sector del carbón en vez de luchar contra el cambio climático.

La acumulación de humo en la atmósfera hizo que incluso llegara hasta territorio chileno, arrastrado por los vientos del Océano Pacífico. Los meteorólogos informaron que especialmente en la zona central de Chile se observa una especie de neblina que no es más que humo proveniente de Australia y que es probable que en los próximos días el fenómeno se extienda hacia Argentina.

En tanto, la lluvia dio este lunes un pequeño alivio a las comunidades australianas que luchan contra el fuego, pero las precipitaciones también dificultaban que los bomberos completaran quemas estratégicas, mientras se preparan para un nuevo aumento de temperaturas a finales de esta semana.

Las autoridades australianas evalúan los daños de los últimos días en los que el fuego siguió avanzando. En el sudeste del país, la región más poblada, se declaró estado de emergencia y el viernes se ordenó la evacuación de más de 100.000 personas en tres estados.

Además de los daños humanos y a las propiedades, el fuego arrasó con la menos la mitad de la población de koalas, que es clave para "asegurar" el futuro de la especie.

El fuego iniciado en setiembre también han matado a cientos de miles de animales nativos solo en el estado de Nueva Gales del Sur, según los científicos.

Este lunes la lluvia trajo un poco de respiro a los pobladores, pero los meteorólogos anuncian un aumento de la temperatura a finales de la semana.

AUSTRALIA 2

Dejá tu comentario