AFP

Ataque con cohetes cerca del palacio presidencial afgano en Kabul

Tres cohetes, de los cuales solo dos explotaron, cayeron el martes por la mañana cerca del palacio presidencial en Kabul, donde numerosos responsables estaban reunidos con el presidente Ashraf Ghani con motivo del inicio de la fiesta sagrada de los musulmanes, el Eid al Adha, anunció el ministerio del Interior.

Tres cohetes, de los cuales solo dos explotaron, cayeron el martes por la mañana cerca del palacio presidencial en Kabul, donde numerosos responsables estaban reunidos con el presidente Ashraf Ghani con motivo del inicio de la fiesta sagrada de los musulmanes, el Eid al Adha, anunció el ministerio del Interior.

El portavoz del ministerio del Interior, Mirwais Stanikzai, indicó en un mensaje enviado a la prensa que no se había registrado ninguna víctima.

El ataque no fue reivindicado por el momento.

Periodistas de la AFP escucharon hacia los 08H00 (03H30 GMT) el ruido de por lo menos dos cohetes, seguido de explosiones, sobrevolando la zona verde, altamente protegida, donde se sitúa el palacio presidencial, así como embajadas, entre ellas la misión de la ONU.

Poco después del ataque, el presidente Ghani empezó su discurso a la nación en presencia de sus máximos funcionarios, según imágenes retransmitidas por la televisión.

En un video publicado en la página oficial de la presidencia en Facebook, se puede escuchar el silbido y la explosión de al menos dos cohetes en momentos en que Ghani y varios altos responsables rezan de rodillas en el jardín de palacio.

El presidente y la mayoría de los hombres presentes permanecieron impasibles ante el sonido de las explosiones y continuaron su oración, en el primer día del Eit al Adha.

"Hoy, los enemigos de Afganistán lanzaron cohetes en diferentes partes de la ciudad de Kabul. Un cohete cayó detrás de la mezquita Eid Gah, el segundo detrás del centro (comercial) Gulbahar y el tercero cerca (del parque) de Chaman e Huzori", precisó Stanikzai.

"Los cohetes golpearon tres lugares diferentes. Según nuestras informaciones, no hay víctimas. Nuestro equipo está investigando", agregó.

Esas tres zonas están ubicadas en un radio de cerca de un kilómetro en torno del palacio presidencial, blanco ya de cohetes en varias oportunidades en el pasado, la última de ellas en diciembre.

- Sin alto el fuego a la vista -

En marzo de 2020, se lanzó un ataque con cohete contra la ceremonia de investidura de Ghani en presencia de cientos de personas. El grupo Estado Islámico (EI) reivindicó el hecho.

"Los talibanes han mostrado que no tienen la voluntad ni la intención de hacer la paz", declaró este martes Ghani en su discurso luego del ataque, sin hacer referencia al mismo de manera expresa.

"Hasta ahora los talibanes no han mostrado" el menor interés "en negociaciones significativas y serias", agregó, al final de un nuevo fin de semana estéril de discusiones entre el gobierno y los insurgentes en Doha.

El domingo, las dos partes terminaron las conversaciones indicando simplemente haberse puesto de acuerdo en la necesidad de encontrar una "solución justa" y en reunirse de nuevo "la semana próxima".

El jefe del consejo gubernamental afgano que supervisa el proceso de paz, Abdulá Abdulá, reconoció el lunes que "el pueblo afgano evidentemente esperaba más". "Pero la puerta de las negociaciones sigue abierta", dijo a la AFP, esperando progresos "de aquí a unas semanas".

Las negociaciones de Catar, lanzadas en septiembre, no han tenido ningún avance y los talibanes pusieron en marcha a principios de mayo una ofensiva total contra las fuerzas afganas, aprovechando el comienzo de la retirada definitiva de las fuerzas internacionales de Afganistán, que debe concluir a fines de agosto.

Las tropas gubernamentales, privadas del crucial apoyo aéreo extranjero, apenas retienen las capitales de provincia y algunas carreteras importantes.

El ataque del martes parece reducir por completo las esperanzas de un alto el fuego en ocasión del Eid, lo cual marca una ruptura con el pasado, ya que en los últimos años los talibanes habían instaurado treguas en ocasión de las fiestas musulmanas.

El lunes, una quincena de representaciones diplomáticas en Afganistán llamaron a los talibanes a frenar su ofensiva, que contradice, en su opinión, "el apoyo que han expresado a una solución negociada" del conflicto.

En el poder de 1996 a 2001, los talibanes impusieron una interpretación muy rigurosa de la ley islámica hasta ser derrotados por la invasión de la coalición internacional liderada por Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre.

eb/ayv/pz/af/rsr/mar/zm

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario