¿CÓMO FUNCIONA LA NUEVA REPRESA?

Así construyen la represa de emergencia en el río Santa Lucía para garantizar suministro de agua

Esta nueva represa se construye en el paso Belastiquí, sobre el río Santa Lucía, 10 kilómetros aguas abajo de la usina de Aguas Corrientes. Busca garantizar la mezcla de agua dulce y salada.

La construcción de la nueva represa de emergencia en el río Santa Lucía comenzó el viernes y estiman que para fines de esta semana quede pronta. Unos 10 camiones realizan más de 50 viajes cada uno para rellenar con tierra un tramo del río Santa Lucía y crear así una presa que contenga el agua.

La obra está ubicada sobre el paso Belastiquí, a unos 10 kilómetros aguas abajo de la usina de Aguas Corrientes, la planta de OSE que abastece de agua a Montevideo, Canelones y la zona metropolitana.

Esta nueva represa busca asegurar la mezcla constante de agua dulce del río Santa Lucía (aguas arriba) y de agua salada proveniente del Río de la Plata (aguas abajo), para que garantizar el suministro de agua a la población afectada.

La sequía extrema que sufre la zona sur del país desde setiembre del año pasado hizo que la represa de Paso Severino (aguas arriba) llegara a su mínimo histórico y por sí sola no pueda ya abastecer de agua potable a Montevideo y la zona metropolitana.

La solución transitoria que implementa OSE (hasta tanto no llueva y se vuelva a llenar Paso Severino) es mezclar agua dulce y salada para asegurar el suministro de agua, aunque sea con más cantidad de cloruros y sodio.

A su vez, para asegurar la mezcla de aguas y no depender de la marea alta en el Río de la Plata es que OSE decidió construir esta represa.

“El objetivo es crear un reservorio de agua del río Santa Lucía entre ambas presas”, dice OSE en un comunicado que explica esta obra.

“actualmente más de un tercio del aporte de agua bruta al embalse de aguas corrientes proviene del bombeo del río santa lucía que se encuentra aguas abajo de la presa de Aguas Corrientes. Con dicho bombeo, estas aguas se mezclan en el embalse con las aguas que, en forma natural, aporta el río Santa Lucía desde aguas arriba. El bombeo de aguas abajo hacia el embalse de Aguas Corrientes se ha venido aumentando aceleradamente desde noviembre del 2022 a la fecha, dado que el aporte de agua al embalse que proviene, en forma natural, del río Santa Lucía desde aguas arriba del embalse ha venido disminuyendo aceleradamente desde esa fecha, producto de la sequía”, explica OSE.

“La escasez de agua del embalse de Aguas Corrientes provoca que, actualmente, el bombeo desde aguas abajo deba ser continuo, para mantener el volumen mínimo de seguridad de dicho embalse. Dado que el bombeo debe ser continuo, se necesita un nivel mínimo de agua, aguas abajo de la presa de Aguas Corrientes”, agrega el texto.

“El nivel del agua del río aguas abajo de la presa de Aguas Corrientes actualmente solo depende de las mareas del Río de la Plata, ya que no recibe aporte desde aguas arriba de dicha presa. Cuando baja la marea del Río de la Plata, el río Santa Lucía, aguas abajo de la presa de Aguas Corrientes, acompaña la bajante vertiendo sus aguas al Río de la Plata provocando tal disminución de nivel, que el bombeo de aguas abajo hacia el embalse se hace imposible”, explica OSE.

“Para retener el agua que proviene del Río de la Plata en marea alta, se ideó esta nueva oresa de tierra en Paso Belastiquí y operarla de forma tal que, en marea alta, dicha presa se abra parcialmente y habilite el pasaje de agua del Río de la Plata al tramo entre la Presa en Belastiquí y la Presa de Aguas Corrientes y, en marea baja, la Presa de Belastiquí se cierre totalmente e impida que el agua que haya ingresado a ese tramo pueda volver al Río de la Plata y, por ende quedará retenida en tal tramo cual reservorio, para ser bombeada al embalse”, finaliza OSE.

TESTIMONIO REPRESA

Temas de la nota

Dejá tu comentario