AFP

Argentina se acerca a Catar al derrotar 1-0 a Uruguay, que entra en zona roja

Argentina se quedó nuevamente con el clásico rioplatense al ganar 1-0 a Uruguay este viernes en Montevideo, asegurando su camino a Catar-2022, en tanto para los charrúas peligra su clasificación.

Argentina se quedó nuevamente con el clásico rioplatense al ganar 1-0 a Uruguay este viernes en Montevideo, asegurando su camino a Catar-2022, en tanto para los charrúas peligra su clasificación.

Ángel di María marcó a los 7 minutos el único gol del partido en el estadio Campeón del Siglo, para dejar a la Albiceleste a un paso de sellar su clasificación a la Copa del Mundo.

El equipo dirigido por Lionel Scaloni, que contó con Lionel Messi apenas los últimos 20 minutos del encuentro, fue premiado por su efectividad, pues tuvo contadas llegadas de peligro.

El entrenador admitió que su selección ganó "sin jugar bien" y lo adjudicó a la estrategia de Uruguay. "A veces el rival impide que juegues bien", dijo en conferencia de prensa.

"Ellos están en una situación comprometida e incluso arriesgaban de más. Las dos o tres veces que salimos de la presión tuvimos situaciones para poder concretar, pero el resto estuvieron muy intensos, muy reactivos, y no dejaban que circulemos", agregó.

Uruguay, con una notoria mejoría respecto al rendimiento de la triple fecha pasada y una lucha constante de la oncena liderada por un Luis Suárez incansable, pagó la falta de puntería.

El DT Óscar Tabárez resaltó que "el equipo no se cayó" tras el gol de la visita y destacó el buen rendimiento colectivo, pero admitió la preocupación porque "cada vez queda menos" en el camino a Catar.

Con 16 unidades, la Celeste quedó en zona roja al caer al sexto escalón de la tabla de posiciones, con la necesidad urgente de sumar en el próximo partido, el martes frente a Bolivia.

Argentina, segunda con 28 puntos, chocará en la siguiente fecha con el líder Brasil.

- Lucha -

Los dirigidos por Tabárez salieron presionando arriba, en un intento de sorprender a Argentina en el arranque.

Tanto así que antes de los cinco minutos tuvieron la primera chance de peligro con un tiro de Nahitan Nández en el área que exigió al arquero Emiliano Martínez.

No obstante, la Albiceleste reaccionó rápido y con gran efectividad. Tras un pelota perdida por el zaguero Joaquín Piquerez, un disparo letal de Di María puso el 1-0 acallando el entusiasmo inicial en el Campeón del Siglo.

Lejos de bajar los brazos, Uruguay intentó mantener la actitud ofensiva, aunque perdía balones con facilidad y cada subida parecía más un esfuerzo individual que un intento de grupo.

Del otro lado, con la tranquilidad de estar adelante en el marcador, la visita se mostraba más ordenada y en control de la pelota.

Sin embargo, de a poco el local volvió a adueñarse completamente de la iniciativa, con una actitud de lucha, presión y búsqueda constante que no lograba concretar entre la falta de puntería y la mala suerte.

Un rebote en el palo de un disparo de Suárez, quien peleó cada balón, fue muestra del transcurso de un choque que parecía tan al alcance de la mano como esquivo para los charrúas.

- Frustración -

La segunda parte no cambió el libreto: Uruguay al ataque y Argentina moderando sus fuerzas.

La incógnita a esa altura del encuentro era por cuánto tiempo los celestes podrían aguantar el ritmo ofensivo sin descanso, pero dejarle el control de la pelota a la Albiceleste no era una opción.

Con el avance del reloj, el choque comenzó a hacerse más frenado y desordenado, en desmedro de los locales, que no conseguían efectivizar sus llegadas.

Al mismo tiempo, pasados los 70 minutos la oncena uruguaya empezó a exhibir muestras de cansancio debido al gran desgaste físico exigido hasta el momento, con lo que empezó a desfigurarse.

Argentina aprovechó esta circunstancia para acercarse al arco defendido por Fernando Muslera, ya que hasta entonces su única llegada de peligro había sido la jugada del gol.

El entrenador Scaloni apostó a abrochar el resultado con el esperado ingreso de Messi, quien salió a la cancha a los 76 en lugar de Giovanni Lo Celso.

Uruguay siguió intentando hasta el final y tuvo una chance increíble a los 85, con un remate de Agustín Álvarez que pasó entre las piernas del arquero argentino, quien sin embargo tuvo tiempo de darse vuelta y contener el balón.

Con el pitazo final, la tranquilidad argentina contrastó con la frustración uruguaya y ambas oncenas partieron pensando ya en sus paradas del martes ante Bolivia y Brasil.

gv/cl

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario