Nacional

Ancap sale a inspeccionar estaciones y aplicará multas a las que hacen paro

El ente estatal sostiene que la rentabilidad del negocio en Uruguay es 35% superior a Brasil y más del doble que en Argentina

Ante el paro de estaciones de servicio de hoy y mañana, Ancap anunció que inspeccionará los locales para ver si se están cumpliendo los servicios y se sancionará a las concesionarias pertenecientes a la distribuidora Ducsa (en la que el Estado tiene parte) por incumplimiento de contrato.

Las sanciones serán multas económicas por el 1% de bonificación por día del promedio mensual del servicio.

La presidente del ente petrolero, Marta Jara, explicó que las quejas de los estacioneros sobre la baja rentabilidad no se explican: sus ganancias por litro de combustible son 35% superiores a sus colegas de Brasil y más del doble de las que se obtienen en Argentina.

Jara dijo que la reforma del sistema de distribución de combustible -que elimina la paramétrica y establece rentabilidad en base a posición geográfica y tamaño- es para hacer más "eficiente la cadena".

Jara informó en conferencia de prensa que un 25% de las estaciones de servicio de todo el país tienen combustible, por lo que pueden responder.

La presidenta del ente comunicó que "si la ciudadanía quiere denunciar alguna irregularidad" respecto al suministro de combustible, puede llamar al teléfono 0800 8773.

Señaló que Ancap está dispuesta a negociar algunos cánones, pero dijo que no habrá marcha atrás en el nuevo sistema de distribución.

El gobierno estudió la eventualidad de fijar esencialidad de los servicios ante la inédita medida de los empresarios. "Ancap no tiene obligación de garantizar la ganancia a las estaciones", comentó.

Las estaciones brindan todos los servicios excepto el de despacho de combustible. Lucen carteles que advierten la escasez y sólo despachan a los servicios de emergencia como bomberos, policía y ambulancias. En un caso, Subrayado registró que abastecían a servicios de transporte de pasajeros.

 

El PIT-CNT dio su apoyo al gobierno en el conflicto que mantiene con las estaciones de servicio por la decisión de cortar hoy y mañana el suministro de combustible en todo el país.

Fernando Pereyra, dirigente de la central obrera, dijo que si hubiera sido una decisión de los trabajadores habría habido "un escándalo nacional".

Los metalúrgicos, el gremio al que pertenecen los empleados de estaciones de servicio, acusaron a los empresarios del sector de movilizarse para ampliar sus ganancias.

Los empresarios dijeron el jueves último que las discrepancias con Ancap trascienden el cambio de sistema de distribución, y que la empresa estatal se ha negado a hacerse cargo de los ajustes salariales pactados a partir de junio.

La situación, dijeron, pone en riesgo la viabilidad de las empresas y la fuente de trabajo más de 8.500 empleados.

Dejá tu comentario