Florencio Sánchez | prisión | asociación para delinquir

Alcalde de Florencio Sánchez condenado a 2 años de prisión por asociación para delinquir

Alfredo Sánchez cumplirá, además, un año de libertad vigilada. El resto de los detenidos junto al alcalde también fueron condenados.

El alcalde de Florencio Sánchez, el dirigente nacionalista Alfredo Sánchez, fue condenado este martes a dos años de prisión más uno de libertad vigilada por varios delitos.

Entre los delitos asignados aparecen la asociación para delinquir, fraude, concusión, cohecho calificado, falsificación ideológica y encubrimiento.

Además, dos de sus hijos también fueron condenados con distintas penas de prisión y libertad vigilada.

De las nueve personas detenidas el lunes en un caso que investigó delitos contra la administración pública, siete fueron condenadas con penas de prisión y dos solo con libertad vigilada.

“Para mi es uno de los casos más significativos por los bienes jurídicos que están siendo vulnerados y porque involucra a funcionarios públicos”, dijo en conferencia de prensa la fiscal Sandra Fleitas, quien agregó que además de las penas de prisión se impusieron multas a los condenados.

"LAS MIL GAUCHADAS"

Este fue el eslogan de campaña de Sánchez y en parte era cierto. Había iniciado su carrera política en el bar de copas del que era dueño. Allí comenzó a fidelizar a sus primeros votantes.

Conocía a cada uno de sus más de 260 votantes, cuentan sus amigos y adversarios políticos. Con todos ellos tenía un trato personal. A cada uno lo acompañaba a votar o le acercaba su papeleta. Pero no dudaba en enfrentar a quien no adhería a sus ideas. En sus primeras elecciones acompañó al exintendente Zimmer, pero luego pasó al grupo de Carlos Moreira.

Estuvo dos períodos al frente de la alcaldía y desde 2018 era investigado junto a su entorno familiar y colaboradores inmediatos.

Desde la primera elección ganada, Sánchez utilizaba su espacio de poder para beneficiarse y beneficiar a sus seguidores.

"Se pudo verificar que se entregaban materiales de la que compraba la intendencia y se entregaba a particulares o canastas de alimentación que se entregaba a particulares”, dijo la fiscal Fleitas.

“No existía ningún respaldo administrativo, una solicitud hecha por los particulares, de que necesitaran esos efectos”, agregó.

Por otro lado, se verificó que algunos de los formalizados “cobraban compensaciones especiales que eran imposibles de acuerdo a las tareas que desempeñaban.”.

La fiscal puso como ejemplo que “quien se desempeñaba como secretaria tenía en su recibo de sueldo una compensación especial por realizar trabajo insalubre”

Según Fleitas, allí hubo “falsificación y un destino distinto al que está previsto en la normativa vigente”.

Por otro lado, la fiscal del caso dijo que “se entregaban boletos de transporte a particulares a cambio de la obtención de votos”. También se dio leña de predios municipales a militantes.

Parte de los materiales de construcción eran comprados a nombre de la alcaldía y utilizados “en provecho de parte de los procesados y condenados, usados para su propio beneficio personal”. Uno de los procesados es un inspector municipal, que también es empresario de la construcción.

Fleitas señaló que se pudo constatar que se falsificaban firmas y se entregó documentación a la intendencia de gastos efectuados “por alguien que no tenía esas facultades”.

En la investigación, la Fiscalía pudo constatar que el alcalde Sánchez efectivamente le entregó a un muchacho una moto Winner modelo CG 125 que le habían incautado inspectores de tránsito por circular sin casco y con la libreta vencida. El alcalde le devolvió la moto a cambio “de que le consiguiera votos”.

La interceptación de decenas de llamadas telefónicas entre los involucrados permitió comprobar que funcionarios municipales llevaron materiales de construcción a la casa de uno de sus hijos, también condenado por Fleitas, junto a su esposa. El balasto y los vehículos que lo trasladaron pertenecían al Municipio y la operativa se realizaba “temprano en la mañana” porque “había poca gente".

Sánchez fue electo alcalde de esa localidad coloniense en 2014 y reelecto en la última elección departamental. Tanto desde la oposición como desde el propio Partido Nacional, el alcalde ha sido acusado de llevar adelante prácticas de nepotismo.

Dos familiares de Sánchez también forman parte de la estructura delictiva y política que funcionó en el municipio: una hija, María, es suplente de su padre, y su nuera, Nancy López, también es concejala. Además, otro de sus hijos, Pablo, es edil departamental por el Partido Nacional. Este lunes esas tres personas fueron detenidas junto al alcalde y a su secretaria -una exfuncionaria municipal- y un inspector de Higiene de la Intendencia de Colonia que prestaba funciones en ese municipio y que además es empresario de la construcción. La restante persona detenida por este caso es la esposa de Alfredo Sánchez.

Dejá tu comentario