Nacional

Advierten por riesgo sanitario de obreros en cementeras de Ancap

Informe de la Facultad de Química concluye que en una planta, los trabajadores están expuestos a concentración de polvo de cemento siete veces mayor al máximo permitido.

 

Tres obreros de las plantas cementeras de Ancap están expuestos a una concentración de polvo que es siete veces superior al límite que indica la normativa que a su vez sigue los estándares internacionales. 

La conclusión que se desprende de un estudio de la Facultad de Química califica la situación como alarmante y asegura que se da en las plantas de Minas y Paysandú y en el centro de distribución de Montevideo.

El límite establecido por el Ministerio de Trabajo marca una concentración máxima de 10 miligramos por metro cúbico de aire, sin asbestos y con contenido de sílice cristalina, un potencial cancerígeno, menor a 1%. Se recomienda que sea un máximo de 1% la concentración para que el aire sea 'respirable' durante una jornada laboral de ocho horas. 

Una de las plantas de Ancap registró una concentración de 70 miligramos de polvo por metro cúbico de aire, siete veces más que el máximo permitido. También muestreos relevados a nivel del personal registraron valores por encima de lo recomendado.

Adriana Cousillas, una de las investigadoras de la Cátedra de Toxicología e Higiene Ambiental, responsables del estudio de la Facultad de Química, aseguró a El Observador que las condiciones de trabajo en las plantas no son aceptables porque los valores son muy altos.

El informe fue crítico por la metodología de limpieza utilizado en las plantas y recomendó solucionar las fugas en las cañerías que transportan el material molido.

La profesional indicó que los riesgos por la exposición a las partículas se dan tanto en el interior como en el exterior de las cementeras.

En Minas, ciudad donde se ubican dos fábricas de cemento: una pública y otra privada, los vecinos hablan de un incremento en los casos de cáncer en los últimos tres o cuatro años.

Dejá tu comentario