PolicialesGuillermo Freijido

Abogado defensor pide la libertad del docente de música acusado de abuso sexual

Para Juan Fagúndez la prisión preventiva está basada en mentiras, elucubraciones y evaluaciones psicológicas erróneas.

El penalista Juan Fagúndez pide la liberación de su defendido, el profesor de música Guillermo Freijido, quien se encuentra en prisión preventiva por 120 días reiterados delitos de atentado violento al pudor.

En declaraciones a Carve, Fagúndez dijo que Freijido ofreció sus dos pasaportes -uno español y otro uruguayo- como prueba de su intención de no fugarse.

En su momento el docente pidió como medida sustitutiva la prisión domiciliaria mientras se sustancia el juicio.

El pedido de prisión preventiva no solo establecía el peligro fuga sino que aducía como elemento sustancial la naturaleza del delito del que se le acusa.

No obstante, Fagúndez dijo también que el docente nunca estuvo prófugo, n tiene intenciones de irse del país.

Freijido viajó con sus padres a Buenos Aires el 22 de noviembre, cuando la causa ni siquiera estaba abierta, afirma el letrado. Regresó al país el 30 de noviembre.

En la noche del 22, el programa Santo y Seña de canal 4 emitió un programa en el que narraba la historia de la denuncia.

Los hechos se habían desencadenado una semanas antes de que se hiciera pública la denuncia.

Los padres de Freijido y la esposa hablaron con él sobre lo que había dicho el hijastro del hombre, menor de edad. El chico contó que el docente lo tocaba de manera impropia mientras jugaban "a las luchas".

El abogado defensor dijo que con anterioridad Freijido intentó hablar con la mujer sobre algunas actitudes del niño y no fue escuchado. Incluso lo grabó.

“Hay unas grabaciones del niño que tienen un tono muy particular y como él lo conversó con la madre del niño y nunca fue tomada en serio, decidió grabar eso porque no le parecía normal y tal vez previó que podía pasar algo”, afirmó Fagúndez.

Freijido tenía una denuncia de abuso sexual en 2014 que fue archivada en 2016 por falta de pruebas.

Cuando surge esta nueva denuncia, un tercer estudiante de Freijido -cuyos padres decidieron no hacer una denuncia- resolvieron llevar su caso a a justicia.

PRUEBAS DE TERCERA GENERACIÓN

Luego de que tomara estado público la situación, Freijido se separó de su esposa y se fue a vivir con sus padres.

La pareja se conoció a raíz de que el hijo de ella era alumno del docente. Seis meses después estaban casados.

El abogado Fagúndez dijo que la prisión preventiva está basada en "elucubraciones", "mentiras" y evaluaciones psicológicas apresuradas.

Lo explicó así a Montevideo Portal: “No hay absolutamente nada que pruebe el suceso, está el relato del niño, y después todo lo que viene son pruebas de tercera generación. Pericias que se toman durante una sola sesión y después vienen con grandes definiciones sobre la personalidad" de Freijido.

“Se utilizaron criterios absolutamente incorrectos y se basaron en mentiras o en cosas que nunca sucedieron o en elucubraciones relacionadas en una investigación anterior y eso ya fue juzgado y clausurado", concluyó Fagúndez.

La investigación de 2014 fue archivada, desarchivada y nuevamente archivada en agosto por el juez Nelson Dos Santos. No hubo pruebas contundentes, más allá del informe psicológico.

Las evaluaciones señalaban los problemas del docente para distinguir el mundo adulto del infantil.

La pericia señala que en Freijido subyacen "aspectos primitivos de su personalidad con componentes no adecuados, con características de perversión en términos de su organización subjetiva".

"En relación a aspectos psicosexuales subyace una conflictividad que daría cuenta de dificultades en la identificación sexual y por lo tanto en la introyección de reglas y límites que serían necesarios para dar lugar a un adecuado mecanismo de represión de los mismos".

A nivel interrelacional -dice la pericia- revela dificultades en la consideración de los otros en forma empática e identIficatorias como sujetos diversos a sí mismo.

UN CASO FAMOSO

El Caso Freijido causó especial conmoción porque se trata de un reconocido docente de música que revistaba en varios de los principales colegios de Montevideo. También era el director de un coro juvenil prestigioso y daba clases de piano a domicilio.

Esa trayectoria lo llevó a un show de televisión que lo convirtió en una personalidad pública.

Al conocerse la última denuncia, trascendió a nivel judicial el caso anterior del que fue acusado el profesor.

Allí el menor establecía un presunto modus operandi de Freijido para conectarse con sus víctimas.

Dejá tu comentario