PolicialesDGI | estafa

A prisión dos policías que simulaban ser gestoras y realizaban declaraciones falsas de IRPF

En otra maniobra, un preso llamaba a comercios, se hacía pasar por inspector y pedía dinero para suspender acciones ante presuntas irregularidades.

La Justicia debió intervenir ante denuncias presentadas por la Dirección General Impositiva (DGI) en dos casos que resultaron en condenas por estafa y defraudación tributaria contra el organismo.

Según informa el diario El País, en una de las maniobras, dos funcionarias policiales simulaban ser gestoras de la DGI y realizaban declaraciones juradas de IRPF con datos falsos que habilitaban un crédito a cobrar, del cual se hacían de forma fraudulenta. Ambas fueron condenadas a 24 meses de prisión y se procedió a la suspensión de sus cargos públicos.

Por otra parte, un preso recluido en el Penal de Libertad realizaba llamados telefónicos a diversos comercios del país haciéndose pasar por funcionario público de diferentes reparticiones del Estado, entre los que se encontraba la DGI. El individuo informaba al titular del comercio que se habían detectado irregularidades y pedía dinero a través de redes de cobranza para suspender supuestas acciones. En este caso, se comprobó la estafa a una panadería y una empresa de Paso Carrasco, una panadería de Maldonado y una empresa de Colonia, tres en caso de tentativa.

Los casos fueron resueltos según el viejo Código del Proceso Penal, porque el comienzo de la investigación data del año 2017.

Tiempo atrás, la DGI ya había realizado una advertencia pública por la existencia de posibles estafadores, en la que informaba que se habían detectado personas que se hacían pasar por funcionarios, solicitando dinero por diversas causas.

El organismo reitera que ningún funcionario está autorizado a recibir dinero de forma personal bajo ninguna circunstancia y que ningún inspector está habilitado a realizar tareas de cobranza.

Dejá tu comentario