EconomíaDéficit fiscal

A febrero el déficit fiscal volvió a 4.5% del PBI, la frontera más alta en 30 años

Consultora Deloitte asegura que las inversiones del estado alcanzaron apenas 5% del PBI. El resto son transferencias y pago de pasividades.

El déficit fiscal alcanzó el 4.5% del PBI en 12 meses al mes de febrero, el de mayor nivel en 30 años, sin tener en cuenta el "efecto cincuentones", es decir el costo que tendrá para el Estado el traspaso de cotizantes de las AFAPs al BPS por la nueva ley.

Diez años atrás el déficit fiscal estaba en 1.6% del PBI. Qué pasó? ¿Por qué el gasto público supera en tanto al os ingresos del Estado?, se pregunta un informe de la consultora Deloitte que hoy es reproducido por el diario El País.

La situación estaba en crecimiento ya en el período el presidente de José Mujica. El segundo gobierno de Tabaré Vázquez se había propuesto llegar al final del período con un 2,5% del PBI. El primer año hubo señales positivas en ese sentido.

El déficit llegó a caer 1%, pero luego la situación volvió al punto de origen.

En su portal Objetiva, Deloitte analizó uno de los puntos más complejos de la economía del país y que mayores amenazas representa.

El déficit se explica -dijo Tamara Schandy, directora de asesoramiento financiero de Deloitte- por incrementos en transferencias y pasividades.

El gasto primario pasó del 35,8% del PBI en 2008, a 30.6% del PBI en 2018.

"Hemos tenido en genera incrementos en términos reales relativamente importantes en casi todas las categorías del gasto", agregó Schandy.

El gasto primario está compuesto por pago de pasividades (34% del total) y transferencias (31%). En tanto, las inversiones de gobierno central y las empresas públicas apenas alcanzan el 5%.

Las transferencias fue el incremento más significativo: subieron 7,8% real anual en el período y aumentaron el 3,3% de PBI.

Las transferencias a las AFAPs se computan en el rubro transferencias, y no pasividades, explica Schandy.

Son aportes previsionales de los trabajadores que son recaudados por el BPS y que luego son transferidos a las cuentas de las AFAPs. "Se ven del lado del gasto, peor también tiene un correlato en materia de ingresos", según el informe.

El segundo componente que explica el aumento del gasto es el pago de pasividades, que ha crecido 5.1% real anual y tuvo un aumento de 2 puntos porcentuales del PBI.

El pago de remuneración es el tercer aspecto que incremento el déficit fiscal. Tuvo un crecimiento de 4.5% real anual y un aumento del 0.7% del PBI.

Los ítem restantes fueron gastos de funcionamiento (2.9% del PBI), cuyo aumentó acompañó el crecimiento de la economía.

La caída de las inversiones fue del 1% del PBI, la cual se explica en parte por el ajuste fiscal que involucra, entre otras medidas, el recorte del gasto público.

En 2008, las inversiones en el sector público se ubicaban en el 3.5% del PBI.

Deloitte publicó el 12 de abril este informe sobre el sector pública que vale la pena analizar.

Dejá tu comentario