AFP

Yasna Provoste "heredera de una coalición" de centro que quiere un nuevo Chile con justicia social

Yasna Provoste, única mujer entre siete rivales por la presidencia de Chile es también la única "heredera de la coalición" de centroizquierda que gobernó gran parte de los últimos 30 años. Si gana, promete "transformaciones profundas" para un país más justo, dijo en entrevista con AFP.

Yasna Provoste, única mujer entre siete rivales por la presidencia de Chile es también la única "heredera de la coalición" de centroizquierda que gobernó gran parte de los últimos 30 años. Si gana, promete "transformaciones profundas" para un país más justo, dijo en entrevista con AFP.

Militante del partido demócrata cristiano, profesora de educación física de 51 años y de ascendencia indígena diaguita, Provoste es la única aspirante que perteneció a la Concertación, la coalición opositora a la derecha chilena que despertó admiración mundial por liderar la transición a la democracia tras la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Pero desde el estallido social de 2019, esa coalición se desintegró y pocos defienden una época que si bien trajo progreso económico se le reprocha haber hecho poco por acortar la desigualdad social.

"Soy heredera de una coalición que durante 30 años gobernó en nuestro país, que enfrentó momentos bien difíciles tras la recuperación de la democracia, (porque) nos tocó recibir un país con un 40% de pobreza (...) que la logró disminuir a un 3%. Los niveles de desempleo cayeron a los límites de la normalidad", dijo Provoste, enumerando índices sociales de Chile en los 1990 y primera década del 2000.

Entonces, "nosotros no sólo tenemos una expectativa sino que sabemos hacerlo respecto de cómo controlar la inflación, cómo mejorar la economía, cómo garantizar un mayor crecimiento económico, una generación de empleo suficiente", afirmó en un hotel del centro de Santiago.

- El momento "más complejo" -

"Esta es tal vez una de las elecciones presidenciales, y de los momentos desde la recuperación de la democracia en el año 1990 más complejos para nuestro país" por la fuerza que tuvo el estallido social de 2019, dijo Provoste.

De los siete candidatos, ella es quien ha hecho carrera en el servicio público: a los 28 años fue nombrada gobernadora de la región de Huasco por el expresidente Eduardo Frei (1994 y 2000); con el mandatario socialista Ricardo Lagos (2000-2006) fue Intendenta y ascendió a ministra de Planificación.

Luego, dirigió la cartera de Educación en el primer gobierno de Michelle Bachelet (2006-2010), en medio de la "Revolución pingüina", una movilización estudiantil liderada por quienes hoy integran la nueva generación de políticos de izquierda en Chile.

Por una acusación constitucional presentada por la centroderecha, Provoste fue destituida e inhabilitada por cinco años para ejercer cargos públicos. Pero regresó hasta hacerse con la presidencia del Senado en este último periodo del presidente Sebastián Piñera.

"Hoy día estoy en la misma posición de poder hacer transformaciones profundas para este nuevo Chile que demanda más justicia", prometió.

Consciente del rechazo que genera la "vieja política", defiende los logros en democracia, con reformas "impulsadas para sacar adelante a nuestro país después de una dictadura cívico militar sangrienta", señaló.

- Aborto, mujeres, migración -

Chile votó dos veces a una misma presidenta, Bachelet. La Convención Constituyente que redacta la nueva Constitución tiene paridad de género y representación indígena entre sus 155 integrantes, algo que enorgullece a Provoste, pero como única candidata presidencial y del norte árido del país, Vallenar (a 730 km de Santiago), donde tiene su casa, dice que sabe "lo difícil que es para las mujeres poder llegar a estos espacios".

Considera que durante la pandemia aquellos países con mujeres en el poder tuvieron un mejor manejo de la crisis sanitaria, lo que atribuye "tal vez a una sensibilidad a los problemas, a aportar al diálogo, a la reconstrucción, a unirnos, (lo) que es tan importante en los momentos que hoy estamos viviendo como país".

Católica practicante, Provoste es liberal en temas como el matrimonio y la adopción homosexual. Respecto al aborto, quiere promover "una ley de interrupción voluntaria del embarazo, junto con establecer un plan muy ambicioso en materia de derechos sexuales y reproductivos".

Respecto a la migración, Provoste promete firmar el pacto de Marrakech, para adoptar acciones humanas y sensatas frente a este problema pero también dice que su país no tiene capacidad para absorber una migración masiva e irregular.

- Optimismo constitucional -

"A mí lo que más me gustaría ver en esta nueva Constitución es que demos paso a tener un conjunto de derechos que estén garantizados, el derecho a la salud, a la educación, a la vivienda, a un medio ambiente limpio", dice sobre el proceso de redacción de una nueva Constitución para reemplazar a la promulgada en dictadura.

Respecto a las deudas pendientes con el pueblo indígena, mayoritariamente Mapuche, Provoste cree posible encontrar soluciones a través del diálogo.

"Aquí hay una demanda que es legítima, que tiene que ver con una demanda de reconocimiento, de restitución, de reivindicación, y que por lo tanto el problema del Estado con el pueblo Mapuche tiene que ver con un problema que es eminentemente político y las soluciones tienen que ser políticas", aseveró.

pb/lda

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario