Nacional

Violencia en el fútbol: paquete de medidas a instrumentar en marzo de 2017

Ministerio del Interior quiere aprovechar el paréntesis para legislar y adoptar atribuciones. Cámaras, derecho de admisión, brigada de 300 policías

Según el semanario Búsqueda, el gobierno tomará "medidas de excepción" ante el problema de los barra bravas.

Estas medidas tendrán como principal argumento la necesidad de Uruguay de defender su postulación para organizar el Mundial de 2030 ante la FIFA.

El Ministerio del Interior espera al presidente Tabaré Vázquez -de gira por España- para instrumentar una ofensiva en la lucha contra la violencia en el fútbol.

Se abrirá un paréntesis hasta marzo de 2017, el plazo en que los clubes y la AUF se han comprometido a instalar el sistema de cámaras de videovigilancia.

Así lo confirmó a Canal 12 el subsecretario de Interior, Jorge Vázquez, quien dijo que se aprovechará el paréntesis entre diciembre de 2016 y marzo de 2017 para la implementación de un paquete de medidas para erradicar la violencia en el fútbol.

El sistema de videovigilancia se instalará no sólo en el estadio Centenario, sino también en el resto de los escenarios deportivos.

En los alrededores del Estadio Centenario, las autoridades del Ministerio del Interior colocarán sus propias cámaras de alta definición.

Vázquez -acompañado por el director nacional de Policía, Mario Layera- admitió que la Policía tomará las atribuciones de controlar el ingreso de los hinchas a los estadios hasta ahora en exclusivo poder de los clubes.

La idea es hacerse cargo del derecho de admisión en todos los espectáculos públicos, pero sobre todo en el fútbol.

La batería de medidas también debería incluir leyes para atacar el fenómeno de los barra bravas en profundidad.

Según Búsqueda, la idea es activar un sistema de verificación dactilar, comenzando por las tribunas Ámsterdam y Colombes.

Será un proyecto conjunto con las cámaras y permitirá descartar el ingreso de personas en la entrada. Apuntará a todas las personas registradas como hinchas violentos o que tengan requisitoria policial por otra razón.

Desde España el presidente Vázquez advirtió que se tomarían "enérgicas medidas" y entre ellas sugirió una una ley que envíe a prisión a los directivos de clubes que colaboren y encubran a los violentos.

La norma pretenderá controlar la transferencia de entradas gratuitas, pero también otras prebendas que han convertido a las hinchadas en organizaciones criminales.

Los diputados Carlos Reutor, Luis José Gallo, Sergio Mier y Felipe Carballo, todos del Frente Amplio (FA), ya presentaron un proyecto para legislar acerca de este aspecto, que establece el delito de “complicidad” para los dirigentes que entreguen entradas a las barras de los clubes.

Carballo dijo a La Diaria que, en caso de que se constate la culpabilidad de un dirigente, este no podrá postularse en ninguna lista de un club por un plazo de diez años.

El texto también determina que “la responsabilidad de los espectáculos públicos es de los privados”, aunque “si existen situaciones de violencia, la Policía tiene la obligación de entrar”.

En lo operativo también habrá cambios, dijo Mario Layera, director nacional de Policía.

La actual ley de procedimiento policial -explicó- pone a la Policía en el compromiso de no generar más destrucción de la que se quiere evitar.

"Nuestra obligación, hoy y siempre, es respetar la ley", comentó. Para que haya cambios operativos, debe haber cambios legislativos.

En Telemundo Especial, el subsecretario del Interior reveló que fue durante la Administración Mujica que se decidió que los policías no ingresaran más a las tribunas.

Hasta ahora es la posición oficial del ministro Bonomi, a pesar de la oposición de los clubes.

Pero el presidente Vázquez insinuó que eso cambiará con la nueva estrategia.

Este jueves, La República da pistas de algunas medidas que se piensan instrumentar.

Por ejemplo, el Ministerio del Interior desplegará fuerza policial en el anillo superior de la Tribuna Ámsterdam.

El sistema policial de alta dedicación (PADO) cobrará una significativa importancia en el control de los barras a través del concurso de unos 300 agentes que serán especializados en la materia.

La Policía también se encargará de "dirigir" los servicios privados de seguridad de los clubes.

Otras medidas que están sobre la mesa: no podrán ingresar menores de hasta 15 años de edad sin estar acompañados por mayores.

Hay, en ese sentido, legislación municipal que no se cumple.

Además en los puestos de tribunas, solo se podrán vender botellas de plástico de no más de 600 centímetros cúbicos.

Jorge Vázquez dijo que esto necesitará de la voluntad de todas las partes.

La celeridad de la instrumentación dependerá de la disponibilidad de recursos económicos, pero también de la velocidad de ejecución de las medidas.

 

Dejá tu comentario