Vecino molesto compara los ruidos nocturnos de boliches con una tortura

IM e Interior buscan coordinar acciones. La comuna recorrerá locales nocturnos para ver si se cumplen con las medidas acordadas.

La Intendencia de Montevideo (IM) sumará al Ministerio del Interior para trabajar por los ruidos nocturnos en las zonas de boliches.

La prosecretaría de la comuna capitalina y los alcaldes de los Municipios B y CH se reunirán este martes con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

A raíz de un video publicado por Subrayado, donde se ve a jóvenes bailando en la calle porque no les fue permitido ingresar a un boliche luego de las 4 de la mañana, la IM decidió consultar a las autoridades en materia de seguridad.

El objetivo es asesorarse sobre qué posibilidades hay para trabajar en conjunto, el grado de compromiso que hay y generar una articulación o formar equipos especiales de convivencia que recorran las zonas, según señalaron fuentes municipales.

Además, la intendencia confirmó a Subrayado que este fin de semana recorrerá los centros nocturnos con el objetivo de corroborar si se cumple con la normativa impulsada, que si bien no está vigente aún, fue pactada como parte del acuerdo con los empresarios.

En 10 días, autoridades de la intendencia y de los municipios, junto a jóvenes de distintos partidos políticos volverán a salir y entregarán reconocimientos a boliches que apuesten por la convivencia.

Por su parte, los vecinos afectados por los ruidos nocturnos siguen trabajando en conjunto para elaborar propuestas y esta vez decidieron llevarlas a la Junta Departamental.

Entre otras cosas, piden que la emisión de música no supere los 39 decibeles y limitar la hora de cierre: de lunes a viernes a la medianoche, los sábados a las 2 de la mañana, y los domingos a las 4 AM.

Los vecinos de Pocitos, Parque Rodó, Cordón Sur y Buceo señalan que seguirán trabajando para minimizar el impacto de los ruidos molestos en la noche.

“Si uno es torturado y sabe que termina la tortura en determinado momento, creo que se puede tolerar mejor”, aseguró Roberto Etcheverry, uno de los vecinos afectados por los ruidos.

“Lo que pasamos centenares de vecinos con los ruidos que se generan a través de los boliches o el ruido social que tiene aparejado eso, es una tortura”, subrayó.

Dejá tu comentario