Nacional

Uruguay sufre "déficit democrático" por pocas mujeres en el poder

Ninguna mujer está entre los cinco ministros de la SCJ y en el gabinete del ejecutivo de Mujica ahora hay únicamente una. La participación en el Parlamento es de un 15%.

 

Uruguay tiene un "déficit democrático" debido a la "escasa" participación de las mujeres en los puestos de toma de decisiones, destacaron hoy fuentes oficiales y de las Naciones Unidas al presentar un estudio sobre el tema.

Ese déficit "es amplio" y abarca "tanto a los Poderes del Estado, como a las empresas y los sindicatos, entre otros", destacó a Efe la directora del Instituto Nacional de las Mujeres del Ministerio de Desarrollo Social, Beatriz Ramírez.

Hay una "gran ausencia" de mujeres en los espacios de alta jerarquía y se da una "prevalencia muy alta de los hombres" a nivel de gerentes y jefes "tanto a nivel público como privado", agregó la funcionaria durante la presentación del informe "En busca del pleno ejercicio de la ciudadanía: el lugar de las mujeres uruguayas en la toma de decisiones", realizado con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Ramírez ejemplificó que en el Poder Judicial uruguayo el 63 por ciento de los "altos cargos" son mujeres "pero no hay ninguna mujer" entre los cinco ministros de la Suprema Corte de Justicia y "solo una llegó a ocupar ese cargo" en el pasado.

En la historia política de Uruguay "solo el 4 por ciento" de los cargos de ministro de Estado han estado en poder de mujeres y en la actualidad de los trece integrantes del gabinete del presidente José Mujica solo uno es mujer.

El porcentaje de participación femenina en el Parlamento uruguayo es del 15 por ciento, pese a un incremento de 4 puntos porcentuales tras las elecciones de 2009, y está por debajo del promedio regional que se ubica en el 23 por ciento.

A nivel privado el panorama tampoco es alentador y según las cifras del informe las mujeres no tienen participación como presidentas o vice en ninguna de las más importantes cámaras de empresarios e industriales del país y son apenas el 7 por ciento en el secretariado ejecutivo del PIT-CNT.

La situación general en el país es el resultado de la "desigualdad de género" y "los roles que históricamente" se han atribuido a las mujeres "lo que dificulta que accedan a espacios de toma de decisiones", agregó Ramírez.

La funcionaria destacó que a nivel de la educación "en promedio" las mujeres tienen "bastante más años de formación profesional" que los hombres, pero siguen "enfrentando filtros" al momento de llegar a cargos de responsabilidad.

Ramírez destacó que la "principal pelea" para modificar la situación "se debe dar en la educación" de los uruguayos y catalogó como "una herramienta muy valiosa" la ley de cuota para los partidos políticos aprobada en 2009, que ya fue aplicada para las elecciones internas de las fuerzas y regirá por primera vez en los comicios nacionales de 2014.

La ley obliga a que de cada tres candidatos de un partido al menos uno sea mujer.

La coordinadora residente de las Naciones Unidas y Representante de Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), Susan McDade, calificó como "una paradoja" que Uruguay haya sigo el primer país de América Latina que aprobó el voto para la mujer y lideró la igualdad de derechos en varios ámbitos, entre ellos el laboral, "pero hoy es de los que tiene la menor representación política de las mujeres en la región".

Hay "evidencia" de que con una mayor participación de las mujeres "hay mejor calidad" de las leyes "especialmente en los ámbitos sociales y temas de distribución", agregó.

McDade afirmó que la participación de las mujeres en igualdad de condiciones que los hombres en la toma de decisiones "es un indicador de la calidad de la democracia en los países".

Dejá tu comentario