Un celular fue clave para resolver crimen de productor en Florida

El hombre recibió cinco disparos pero pudo hacer tres llamadas telefónicas antes de morir y dijo que fue su socio, un joven de 20 años, que ya fue procesado.

 

Un celular fue la clave para resolver un caso de homicidio en Florida. Los asesinos le dieron cinco tiros por la espalda a su víctima, pensaron que ya estaba muerto y se fueron, pero el hombre pudo llamar por teléfono y avisar sobre lo que había sucedido.

Richard Gordano Boyre, de 33 años, hizo tres llamadas luego de ser baleado y antes de morir. Habló con su esposa, a quien le dijo que la quería a ella y sus hijos y que lo estaban asesinando. Le dio el nombre de su socio, un joven de 20 años, y agregó: “va para ahí, encerrate y cuida a los chicos”.

La mujer se encerró y se armó de un machete para defenderse, pero el asesino nunca llegó.

Además, el productor llamó a su tío, le dijo quién era el autor del crimen, y a un vecino que vive a un kilómetro de su casa para pedirle ayuda. Le dijo que estaba baleado, que se moría y le indicó dónde estaba. El vecino fue rápidamente hacia allí, pero cuando llegó lo encontró ya muerto, boca arriba, con el celular en el pecho.

Gordado había estado cinco meses en la cárcel junto a otras personas por una sonada estafa a Conaprole, que denunció productores ponían agua en la leche. Al salir y como fruto de su trabajo, según dicen el Florida, logró comprar varias maquinarias de siembra directa, tractores, camiones y otros costosos enseres como para trabajar el campo. Pero como todo eso no podía estar a su nombre hizo una sociedad anónima con su socio de 20 años hace seis meses.

La Justicia ya procesó por autoría y coautoría de un homicidio especialmente agravado a su socio de 20 años y a quien efectuó los disparos, un primo de este, de 26.

Frente a las pruebas contundentes, el crimen pudo ser perfecto, ya que nunca se hubiera hallado el cuerpo, pero gracias al celular se pudo resolver el caso.

Dejá tu comentario