AFP

Stellantis conserva fábrica en el Reino Unido para producir vehículos eléctricos

El fabricante de automóviles europeo Stellantis anunció el martes que conservará su planta de la marca Vauxhall en el norte de Inglaterra y la convertirá en la primera fábrica del grupo que produzca vehículos exclusivamente eléctricos.

El fabricante de automóviles europeo Stellantis anunció el martes que conservará su planta de la marca Vauxhall en el norte de Inglaterra y la convertirá en la primera fábrica del grupo que produzca vehículos exclusivamente eléctricos.

El grupo, creado en enero a partir de la fusión del gigante francés PSA y el fabricante italiano Fiat, anunció que invertirá 100 millones de libras (138 millones de dólares, 117 millones de euros) en la fábrica con la ayuda del gobierno británico.

Desde su creación, el fabricante ha estado reflexionando sobre el futuro de estas instalaciones, ubicadas en la localidad inglesa de Ellesmere Port, que emplean a más de 1.000 personas.

"La decisión de hoy no sólo impulsará a Ellesmere Port hacia un futuro limpio, sino que asegurará miles de puestos de trabajo en toda la región en la cadena de suministro", afirmó el ministro de Empresas británico, Kwasi Kwarteng.

Stellantis se convirtió en el cuarto mayor fabricante de automóviles del mundo por volumen tras unir las marcas de PSA, Peugeot y Citroën, con Fiat, Chrysler, Jeep y Maserati, entre otras.

Vauxhall, junto con Opel, pasó a formar parte de PSA en 2017 tras la compra de la filial europea de General Motors.

A partir del año que viene, la planta de Ellesmere Port producirá una furgoneta y un coche eléctricos para cada una de las marcas Citroën, Opel, Peugeot y Vauxhall para su venta en el Reino Unido y en el extranjero.

Una fábrica independiente de Vauxhall en Luton, cerca de Londres, está funcionando a pleno rendimiento para producir furgonetas.

"La producción de vehículos eléctricos (...) contribuirá a una movilidad limpia, segura y asequible", afirmó el consejero delegado de Stellantis, el portugués Carlos Tavares.

Los fabricantes están abandonando rápidamente la producción de vehículos de gasolina y diésel a medida que los gobiernos intensifican sus esfuerzos para alcanzar las emisiones netas de carbono cero para 2050.

Gracias también a la inversión del gobierno británico, el fabricante japonés Nissan anunció la semana pasada planes para construir una enorme fábrica de baterías en el noreste de Inglaterra, donde también producirá un nuevo vehículo eléctrico.

La planta de baterías, que alimentará hasta 100.000 vehículos eléctricos de Nissan cada año, se considera clave para la transición hacia el abandono de los vehículos de combustibles fósiles.

bcp-acc/tjc

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario