Nacional

Sorprendente cambio de discurso del nuevo Arzobispo de Montevideo

Alineado con el papa y el discurso progresista, Monseñor Sturla establece fuerte contraste con opiniones de su antecesor Nicolás Cotugno sobre marihuana y homosexualidad

Un expreso reconocimiento a la homosexualidad como una opción sexual más, una mayor tolerancia al uso de preservativo en las relaciones sexuales y la convicción de que “la moralina” de la Iglesia Católica a veces “tapa el Evangelio”, son algunas de las consignas que puso sobre la mesa al asumir el nuevo Arzbopispo de Montevideo, Daniel Sturla.

Daniel Fernando Sturla Berhouet, S.D.B. (Montevideo, 4 de julio de 1959) es un sacerdote salesiano que acaba de suceder a Monseñor Nicolás Cotugno, quien en setiembre de 2013 se retiró al cumplir 75 años.

Ordenado sacerdote en 1987, el nuevo encargado de la diócesis de Montevideo entró al cargo con claros indicios de un cambio en la estrategia y el discurso, claramente en sintonía con las coordenadas del nuevo papa Francisco I.

La hoja de vida del nuevo líder de la grey católica capitalina indica que proviene de una familia con interés en la política. Su hermano fue un destacado legislador del herrerismo (Partido Nacional). Se trata de Héctor Martín Sturla, quien falleciera en 1991 a los 37 años.

Las primeras declaraciones de monseñor Sturla muestran un cambio radical respecto a las posiciones públicas adoptadas por Cotugno en asuntos tales como el aborto, el matrimonio igualitario y la regulación de la marihuana, iniciativas votadas durante la “década progresista” del Frente Amplio en el poder.

En ese sentido, Sturla tuvo palabras de elogio para el presidente José Mujica: “El ejemplo de austeridad” del presidente “es estupendo”, dijo en una entrevista que publica hoy el semanario Búsqueda.

“Yo tengo amigos homosexuales. He tenido chicos con los que he hablado del tema, les he asegurado que Dios los ama profundamente. Dios te ama por lo que sos y no porque te orientes a un lado u otro desde el punto de vista sexual”, dijo.

No obstante puntualizó que, de acuerdo al dogma católico, tener relaciones sexuales fuera del matrimonio será pecado. Incluso el matrimonio para personas del mismo sexo acerca a estas personas a los postulados religiosos.

Su antecesor, en cambio, se refería a la homosexualidad como “una enfermedad”, a tono con anteriores pronunciamientos del Vaticano.

La llegada de Francisco al Vaticano marcó un antes y un después de emitir una frase que resulto todo un mensaje para los católicos y para quienes no lo son: “yo no soy quién para juzgar a un homosexual”, señaló y de algún modo marcó la cancha para todos los sacerdotes a su mando.

Sturla advirtió que si una pareja homosexual se presenta con su hijo en la Iglesia Matriz éste será bautizado siguiendo el rito católico.

“Nadie puede negarle (a un niño) el bautismo porque tenga dos papás o dos mamás”, comentó.

El arzobispo dijo que este principio prima sobre la posición contraria de los católicos a que los homosexuales puedan adoptar o tener hijos.

“No quiero contraponer a lo que el arzobispo anterior ha declarado”, aclaró Sturla. “Pero todos hemos evolucionado en el tema de la homosexualidad (…) Una cosa era hace 20 años cuando en un colegio había un chico que era catalogado con un nombrete por su modalidad, y otra cosa es hoy. En ese sentido la sociedad ha evolucionado positivamente porque se comprende y es que hay personas que por distintas razones tienen características personales o gustos u orientación sexual diversa de la mayoría”.

Monseñor Sturla reconoció que tanto este asunto como el de la regulación de la marihuana no obtiene unanimidades en la Iglesia uruguaya. El arzobispo de Minas Jaime Fuentes, cercano al Opus Dei, se ha manifestado contra el paquete de leyes de corte moral y comportamental que aprobó el gobierno de Mujica. Sobre el aborto, otro asunto al que los católicos opusieron gran resistencia, el arzobispo dio un giro notable a las directivas de la cúpula. En ese sentido, declaró en el diario El País: "la aprobación del aborto ya está; ahora hay que curar las heridas de la sociedad".

Fuentes ha debatido públicamente con su excompañero de clases, y exjefe del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, Eleuterio Fernández Huidobo.

Fuentes dijo a la agencia católica Zenith que los cambios que traerán esas leyes -que afectan la órbita de los valores- “empujarán al abismo” a Uruguay.

Sutrla dijo que tiene dudas acerca de la efectividad de la regulación de la marihuana para combatir el narcotráfico, unao de los argumentos principales del gobierno para aprobar la normativa.

“Está claro que el fracaso de lo que se hace actualmente es muy grande y algo al respecto hay que hacer”, matizó.

Dejá tu comentario