AFP

Socorristas buscan sobrevivientes tras deslizamiento de tierra en Japón

Equipos de emergencia japoneses continuaban este domingo la búsqueda de sobrevivientes tras un gigantesco deslizamiento de tierra que dejó dos muertos en la localidad costera de Atami, en el centro de Japón, todavía afectada por fuertes lluvias que complican la misión de rescate.

Equipos de emergencia japoneses continuaban este domingo la búsqueda de sobrevivientes tras un gigantesco deslizamiento de tierra que dejó dos muertos en la localidad costera de Atami, en el centro de Japón, todavía afectada por fuertes lluvias que complican la misión de rescate.

Dos mujeres fallecieron en el suceso, 19 personas pudieron ser rescatadas y otra veintena siguen todavía desaparecidas, declaró a la AFP Yuta Hara, portavoz del centro de gestión de catástrofes de esta estación termal, situada a 90 km al suroeste de Tokio.

Según sus estimaciones, alrededor de 130 edificios quedaron dañados por el torrente de barro que el sábado por la mañana arrasó parte de esta localidad, barriendo las casas aledañas a un cerro y transformando las zonas residenciales en un lodazal.

Chieko Oki, una empleada de 71 años de una calle comercial de Atami, declaró que "los grandes postes eléctricos se movían para todas partes. Apenas tuve tiempo de preguntarme qué pasaba, las corrientes de barro ya estaban allí y en las calles también. Realmente tuve miedo".

Hisao Shima, un pescador de 58 años, recuerda que cuando sonó la sirena de emergencias, no pensó que "fuera grave". "Pero cuando salí, el estruendo alrededor era realmente impresionante".

El domingo, agua oscura pasaba junto a vehículos semienterrados y edificios destruidos, arrancados de sus cimientos

Un aparato de aire acondicionado colgaba desde una casa devastada que quedó encima de una espesa amalgama de barro y escombros.

Entre la destrucción, y todavía bajo lluvias que obligaban a interrumpir a veces las labores de rescate, socorristas subían a los techos fisurados e inspeccionaban los carros arrastrados por el alud, policías con perros inspeccionaban las casas afectadas y buzos de los guardacostas se sumergían en las fangosas aguas.

"Retomamos los operativos de rescate temprano en la mañana con unos mil socorristas, incluidos 140 soldados. Hacemos lo posible por encontrar sobrevivientes lo más rápido posible, en una operación con muchas precauciones porque la lluvia continúa", indicó a la AFP una fuente de la prefectura de Shizuoka.

La agencia meteorológica japonesa advirtió este domingo que las lluvias continuarían durante varios días en partes del país, y alertó del riesgo de nuevas inundaciones y deslizamientos.

- En albergues -

La localidad de Atami, a 90 kilómetros al suroeste de Tokio y conocida por sus aguas termales, recibió entre el viernes y el sábado 313 milímetros de lluvia, más que el promedio mensual para julio, de 242,5 milímetros, según la televisión pública NHK.

Unas 2.800 casas quedaron sin servicio eléctrico, y muchos sobrevivientes se instalaron en albergues temporales.

En un gimnasio, se colocaron colchones en el suelo y los acogidos debían seguir rigurosamente las medidas sanitarias contra el covid-19, como la mascarilla y la distancia entre unos y otros.

En total, 387 fueron evacuadas en Atami, según el portavoz Yuta Hara.

Gran parte de Japón está actualmente en su temporada lluviosa, que se extiende por varias semanas y a menudo provoca inundaciones y deslaves que obligan a las autoridades a emitir órdenes de evacuación.

Científicos advierten que el cambio climático ha intensificado el fenómeno, debido a que una atmósfera más cálida retiene más agua y provoca lluvias más intensas.

En 2018, más de 200 personas murieron por las devastadoras inundaciones en el oeste de Japón.

El primer ministro, Yoshihide Suga, recordó el domingo los riesgos vinculados a estas fuertes lluvias.

"Me gustaría que nuestra población se aleje de las zonas peligrosas", dijo Suga, pidiendo una atención particular a eventuales órdenes de evacuación.

Takeo Moriwaki, profesor de ingeniería geotécnica del Instituto de Tecnología de Hiroshima, dijo que evacuar temprano es esencial para salvar vidas, aunque reconoció que es difícil saber cuándo y dónde se daría un alud.

"Los deslizamientos de tierra se pueden producir una y otra vez en el mismo sitio incluso si deja de llover. Los habitantes y socorristas deben estar en alerta por el momento", comentó a AFP.

Según NHK, las fuertes lluvias de los últimos días provocaron deslizamientos de tierra en al menos ocho sitios de Japón.

qt-si/kaf-ras/cn/mas-dbh/pc

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario