InternacionalesJair Bolsonaro | Marielle Franco | Brasil

Sicarios detenidos por asesinato de la dirigente Marielle Franco tienen relación con el Clan Bolsonaro

La hija de uno de ellos era novia de un hijo del presidente. Residían en el mismo country. El increíble nexo con la "Oficina del Crimen"

La detención de los asesinos de la dirigente politica carioca Marielle Franco pone en el ojo de la tormenta al presidente Jair Bolsonaro y a sus hijos.

El hecho se produjo a pocas horas de cumplirse el primer año del brutal ataque.

Parecen mas que evidentes los vínculos con los ex miembros de la Policía Militar (PM) de Río de Janeiro, Ronnie Lessa, de 48 años y Élcio Vieira de Queiroz, de 46 años.

Lessa habría sido el autor de los 13 disparos que acabaron con la vida de Marielle y de Anderson Gomes, su chófer, en tanto que Vieira de Queiroz estaría al volante del coche utilizado en el operativo. El vehículo empleado y el arma jamás fueron hallados.

Cuando la fiscalía todavía no comenzó a procesar el expediente ya se conocen aramentes novedades. Por ejemplo, la hija de Ronnie Lessa hasta poco tiempo atrás fue novia del hijo más joven del presidente.

Los Bolsonaro y Lessa viven en el mismo edificio de la Barra de Tijuca.

Por otra parte, Élcio Vieira de Queiroz subió a su Facebook una prueba de su indisimulable relación de proximidad con Bolsonaro. En la foto se los ve abrazados y con muestras de mutua confianza.

Mientras se conocìan estos datos, la Policía trabajaba y la fiscalía anunciaba la acusación contra los dos imputados por homicidio doloso, doblemente calificado.

La fiscal Simone Sibilio precisó: “estamos presentando una denuncia, no una inculpación política o ideológica, es una pieza técnica con base en autos e investigaciones”.

Pocas horas después de esta manifestación aún se supo que, en la casa de un amigo de Ronnie Lessa, la Policía Civil halló 117 fusiles de guerra M-16, nuevos, desarmados y en perfecto estado.

Los brasileños asistieron en la víspera a una asombrosa cantidad de coincidencias que acreditan la relación de los Bolsonaro con el hecho.

Detrás del hecho está la llamada “Oficina del Crimen”, un grupo de sicarios conformado por exmilitares y policías.

El jefe de este grupo es Adriano Magalhães da Nóbrega, ex capitán del BOPE (Batallón de Operaciones Especiales), actualmente prófugo de la justicia.

Su nombre es clave en el caso: tanto su madre como su esposa trabajaron en el gabinete dl concejal Flavio Bolsonaro Jr., el vástago mayor del presidente.

Magalhães da Nóbrega y el mayor PM Ronald Paulo Alves Pereira, ambos en la mira de la investigación policial “Operación Intocables”, fueron homenajeados en 2003 y 2004 por el mismo Flávio Bolsonaro, entonces diputado estatal.

Ayer mismo, interpelado por los periodistas al salir de una reunión con el presidente del Paraguay, Jair Bolsonaro declaró: “Espero que la investigación haya llegado hasta los ejecutores del crimen, si es que fueron estos y hasta quien la mandó matar”. Fiel a su estilo, inmediatamente trajo a colación que él también fue víctima de un atentado el año pasado, reclamando “Y también estoy interesado en saber quién ordenó matarme a mí”.

EL ASESINATO DE MARIELLE

El 14 de marzo de 2018 a las 21 horas, cuando la concejal de izquierda Marielle Franco salía de una reunión con un grupo de jóvenes negras en la Casa das Pretas, en Río de Janeiro, un automóvil Chevrolet Cobalt con patente del municipio de Nova Iguaçu estaba estacionado esperándola en las proximidades.

A los 39 años, Marielle Francisco da Silva, conocida como Marielle Franco, era una socióloga y feminista, muy conocida por sus enfrentamientos con la temida Policía Militar. Ella misma habia nacido en una favela y conocía de primera los abusos y violaciones a los derechos humanos sobre la población.

Integraba el Partido Socialismo y Libertad. Era edila y una de las dirigentes más ascendentes del sistema polìtico de Brasil.

Al verla salir, uno de sus tripulantes salió del auto e hizo una llamada por el celular. Marielle subió al auto conducido por su chófer, Anderson Gomes, y cuando arrancaron, el Cobalt comenzó a seguirlos.

Lo manejaba el expolicía –expulsado de la fuerza y ya investigado por otros crímenes– Elcio Vieira de Queiroz, de 46 años. En el banco trasero viajaba el policía retirado Ronnie Lessa, de 48, que llevaba una subametralladora MP5 9 mm con municiones originalmente vendidas a la Policía Federal. En la mitad del camino, otro auto se juntó a la persecución.

quiroz.gif
Lessa y Queiroz en una foto de prontuario. Ambos eran policías.
Lessa y Queiroz en una foto de prontuario. Ambos eran policías.

A las 21:30, a la altura de la calle Joaquim Pallares, el Cobalt se colocó al lado del auto de Marielle y Ronnie realizó 13 disparos. Marielle recibió cuatro tiros en la cabeza y Anderson, tres por la espalda. Ambos murieron. Una de las asesoras de Marielle, Fernanda, que viajaba sentada a su lado, fue la única sobreviviente, con heridas leves producidas por astillas de los cristales de la ventanilla. Los asesinos huyeron.

Dejá tu comentario