Política Centro Nacional de Ayudas Técnicas y Tecnológicas

Se fueron los últimos dos técnicos cubanos del Centro Nacional de Ayudas Técnicas y Tecnológicas

Fueron cesados el jueves, tras vencerse su contrato con el MIDES. Cuatro uruguayos los sustituirán en la elaboración de prótesis, sillas de ruedas y zapatos especiales.

Luego de un largo conflicto fueron cesados los últimos dos técnicos cubanos que estaban trabajando en el Centro Nacional de Ayudas Técnicas y Tecnológicas (Cenatt), institución encargada de elaborar prótesis de brazos y piernas, zapatos especiales, sillas de ruedas, y otros dispositivos para personas de bajos recursos.

Habían llegado a Uruguay mediante acuerdos entre los gobiernos de Cuba y Uruguay, durante las administraciones frenteamplistas. La última renovación de convenio data de 2018.

Según informa El País, para compensar la salida de los especialistas se empleó a cuatro técnicos uruguayos y está en curso un llamado para incorporar a uno más.

Con el actual gobierno el acuerdo comenzó a caer.

. La cartera dirigida por el nacionalista Martín Lema presentó el 15 de julio un escrito a la Embajada de Cuba en Uruguay en el que advertía que daría un plazo de 30 días para “subsanar los incumplimientos”.

Desde inicios de 2021 la dotación de cubanos en el Cenatt era menor a la acordada: el contrato decía que debían ser cuatro técnicos y un médico, y solo había dos técnicos y ningún médico.

Cubase había comprometido desde un principio a realizar en Uruguay cursos de formación, para que la técnica utilizada por los cubanos fuera enseñada en el país, pero esto no se venía llevando a cabo.

Los dos cubanos que dejaron de trabajar en el Cenatt permanecen aún en Uruguay. Estaba planeado que volvieran a Cuba el martes, pero como tenían “algunos problemas con las visas” se postergó el viaje para el viernes 29 de este mes.

Tomarán un vuelo a España y desde allí otro hacia La Habana.

El convenio establecía que el Mides debía realizar un desembolso en forma anual de US$ 174.000, y que de estos US$ 124.080 iban para el gobierno cubano.

Con los restantes US$ 49.920, se pagaba un estipendio o viático que era para los especialistas isleños.

Los técnicos recibían -y los últimos que se quedaron lo hicieron hasta este mes de octubre- unos $ 35.000 mensuales,. En tanto el médico ganaba unos $ 45.000.

El Estado uruguayo debía pagarles un alquiler, los gastos comunes y el equipamiento de la casa, además de la mutualista.

Dejá tu comentario